Nike cesa su patrocinio de la federación canadiense de hockey por casos de abusos sexuales

0
414

Nike anunció este lunes que ha cesado de forma permanente el patrocinio de la federación canadiense de hockey sobre hielo, Hockey Canada, tras hacerse público que la institución utilizó millones de dólares para solucionar de forma privada numerosos casos de abusos sexuales.

Otras compañías que tradicionalmente han patrocinado la federación, como la cadena de establecimientos comerciales Canadian Tire, el fabricante de automóviles Chevrolet o la empresa telefónica Telu, ya decidieron el año pasado cancelar su apoyo financiero a la institución.

Otras firmas, como la petrolífera Esso, el banco Scotiabank o la cadena de cafeterías Tim Hortons, han pausado de forma temporal el patrocinio.

Solo una compañía, el fabricante de equipamiento deportivo Bauer Hockey, decidió este mes volver a patrocinar la federación después de que la institución nombrase a una mujer, Katherine Henderson, como su nueva consejera delegada.

El anterior equipo directivo de Hockey Canada dimitió en octubre de 2022 tras meses de presiones por parte de aficionados y grupos políticos.

Se estima que Hockey Canada ha perdido anualmente unos 24 millones de dólares canadienses (18,2 millones de dólares estadounidenses) en patrocinios, más del 40 % de los ingresos de la federación.

En un comunicado, Nike señaló que aunque proporcionará productos a los jugadores de hockey canadiense «como parte de la asociación con la Federación Internacional de Hockey sobre Hielo», el acuerdo con Hockey Canada «ha terminado».

El escándalo saltó a las portadas de los medios canadienses en mayo del año pasado, cuando se supo que Hockey Canada llegó a un acuerdo financiero con una mujer para retirar una demanda en la que acusaba a ocho jugadores de la selección juvenil canadiense de asalto sexual en 2018.

Una investigación periodística reveló posteriormente no sólo que la federación canadiense pagó para mantener el caso oculto, sino que desde 1989 mantiene un fondo reservado con el que ha pagado millones de dólares para acallar otros casos similares.

EFE