“NYET VOINYE”: La frase que le causa escalofríos a Putin, cada vez más paranoico

@DolarToday / Mar 11, 2022 @ 7:00 pm

“NYET VOINYE”: La frase que le causa escalofríos a Putin, cada vez más paranoico

Después de casi ocho horas sentada en una comisaría y un tribunal, Vera Kotova se convirtió en una de las primeras personas en ser juzgada y multada con poco menos de 240 dólares en virtud de una nueva ley rusa para castigar a cualquiera que se considere que ha desacreditado a las fuerzas armadas.

Por Elizabeth Piper | Reuters

Su crimen fue escribir “No a la guerra” acompañado de un corazón en la nieve al pie de una estatua del fundador del estado soviético, Vladimir Lenin, en una plaza de la ciudad siberiana de Krasnoyarsk durante una manifestación de protesta escasamente concurrida.

Su castigo, decidido por el tribunal central de distrito de Krasnoyarsk, fue la multa de 30.000 rublos, que está apelando.

El incidente se volvió viral en los medios locales y en la aplicación de mensajería Telegram, ayudado por un video de un policía no identificado usando su pie para borrar la frase que ahora está prohibida en Rusia.

“Fue uno de los primeros casos bajo la llamada ley de censura militar sobre desacreditar al ejército, uno de los primeros fallos judiciales, literalmente porque una persona escribió su opinión en la nieve, solo dos palabras”, dijo el abogado de Kotova, Vladimir Vasin.

La frase “no a la guerra” en ruso es “nyet voinye”.

El Kremlin no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios. Contactado tarde en el día después del horario laboral, la policía de Krasnoyarsk no estaba disponible para hacer comentarios y no se pudo contactar al tribunal local.

El 4 de marzo, el parlamento ruso aprobó una ley que declara ilegales las acciones públicas destinadas a “desacreditar” al ejército ruso y prohíbe la difusión de noticias falsas, o la “difusión pública de información deliberadamente falsa sobre el uso de las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa”.

El presidente Vladimir Putin envió sus fuerzas a Ucrania el 24 de febrero en lo que Moscú llama una “operación militar especial” para desmilitarizar y “desnazificar” a su vecino. Ucrania y la mayor parte del mundo lo han denunciado como un falso pretexto para invadir un país democrático.

MIEDO POR EL EMPLEO, REPRESALIAS

Kotova fue multada con 30.000 rublos (239 dólares), pero aún no la ha pagado, mientras espera su apelación. El salario mensual medio en Rusia es de unos 78.000 rublos (621 dólares).

Pero ella y varios otros manifestantes dicen que temen haber puesto en riesgo sus trabajos y los de sus familias al protestar o expresar dudas sobre la guerra, lo que subraya la creciente autocensura que las nuevas leyes han impuesto a los rusos que critican o se oponen a la guerra.

Hablando desde Krasnoyarsk, Vasin dijo a Reuters que “debido a esas palabras, como todos pueden ver, las personas que hacen eso están siendo arrestadas… según la nueva ley, esas palabras están prohibidas. El tribunal no falla a favor de una persona que escribe dos simples palabras en la nieve”.

Dijo que unos días antes del caso de Kotova, dos mujeres fueron multadas con 150.000 rublos porque habían salido a caminar en una plaza con una con una máscara facial con la frase y la otra con las dos palabras en su sombrero.

Los dos fueron fotografiadas por un sitio de noticias local sonriendo mientras el tribunal izquierdo recibía sus multas. Ni el abogado ni el sitio de noticias revelaron sus nombres.

Es difícil medir el alcance del apoyo a la guerra en Ucrania. Pero cada vez es más difícil acceder o presentar una visión alternativa de los acontecimientos en Ucrania.

Varios medios rusos liberales y emisoras occidentales han suspendido sus operaciones en Rusia para proteger a sus reporteros, aunque la BBC británica dijo que reanudaría los informes en inglés desde Rusia el 8 de marzo debido a la “necesidad urgente de informar desde el interior de Rusia”.

La ley sobre la “difusión pública de información deliberadamente falsa sobre el uso de las fuerzas armadas de la Federación Rusa” prevé penas de prisión de hasta 15 años si causó “consecuencias graves” o una multa de hasta 1,5 millones de rublos.

El grupo de seguimiento de protestas OVD-info, que ha documentado durante años las protestas contra el Kremlin, dijo que 13.912 personas han sido detenidas desde que comenzó la invasión.

El propio OVD-info fue declarado “agente extranjero” en septiembre, una etiqueta entregada a varios medios en una medida que, según los críticos, está diseñada para sofocar la disidencia, y en diciembre, el organismo de control de comunicaciones de Rusia bloqueó su sitio web.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*