¿Ochenta centímetros más inclinado?: cuál es la nueva orientación del eje terrestre

0
406

En los últimos años, se ha acumulado una gran cantidad de estudios científicos que han brindado nuevos datos sobre nuestro planeta Tierra. Gracias a avances tecnológicos y al uso de inteligencia artificial, se ha logrado recopilar una enorme cantidad de información. Entre los descubrimientos más sorprendentes se encuentra el desplazamiento del polo de la Tierra, que se ha movido 80 centímetros hacia 64,16°E a una velocidad de 4,36 cm/año durante el período de 1993-2010, según un estudio publicado en la revista Geophysical Research Letter por expertos de la Universidad de Seúl.

Este estudio científico buscó establecer una relación entre el aumento del nivel del mar y el cambio en el eje de rotación de la Tierra debido al uso de aguas subterráneas. Según el profesor Seo Ki-won, autor principal del estudio, «se ha producido un problema en el eje de rotación de la Tierra y está relacionado con las actividades humanas». Los modelos climáticos indican un agotamiento significativo de las aguas subterráneas durante el siglo XX, lo cual coincide con el análisis del nivel medio global del mar. Los científicos concluyeron que la acción humana ha sido un factor importante en el agotamiento de las aguas subterráneas debido al riego, lo que ha contribuido al aumento del nivel del mar.

Según los cálculos realizados por los científicos, entre 1993 y 2010 se bombeó un total de 2.150 gigatoneladas de agua subterránea, lo que equivale a un aumento de más de 6 milímetros en el nivel del mar. Además, se ha observado un cambio en la inclinación del Polo Norte hacia Canadá, aunque aún no se ha logrado explicar completamente las causas de este fenómeno. En estudios anteriores se descubrió que el agua puede afectar la rotación de la Tierra, pero hasta ahora no se había investigado el papel preciso del agua subterránea en estos cambios.

Los científicos utilizaron simulaciones por computadora para estudiar los cambios en la deriva del polo rotacional de la Tierra y el movimiento del agua. Inicialmente, solo se tuvieron en cuenta las capas de hielo y los glaciares, pero posteriormente se incluyeron diferentes escenarios de redistribución del agua subterránea. El geofísico Ki-Weon Seo, líder del estudio, expresó su satisfacción al descubrir la causa de la deriva de los polos de rotación, pero también manifestó su preocupación por el impacto del bombeo de agua subterránea en el aumento del nivel del mar.

El núcleo de la Tierra es el que determina el eje del planeta habitualmente. Pero el uso de las aguas subterráneas y su explotación inciden en él, afirman los científicos surcoreanos

Es importante destacar que, aunque el total de agua en la Tierra no cambia, el bombeo artificial de aguas subterráneas y su descarga en los océanos inevitablemente eleva el nivel del mar. Esto afecta la distribución de masa en la Tierra y, por lo tanto, altera el eje de rotación del planeta. Surendra Adhikari, científico investigador del Jet Propulsion Laboratory de California, considera que este estudio es una contribución significativa para comprender el movimiento polar y su relación con el almacenamiento de agua a escala continental.

Si bien los cambios en el eje de rotación de la Tierra no tienen un impacto inmediato en las estaciones del año, a largo plazo pueden afectar el clima. Por lo tanto, estudiar estos cambios es fundamental para comprender las variaciones en el almacenamiento de agua continental a lo largo de los últimos 100 años. Los expertos señalan que el cambio en el eje de rotación se debe principalmente al calentamiento global, el derretimiento de los glaciares y la pérdida de hielo en la Antártida y Groenlandia, lo que ha contribuido al aumento del nivel del mar en varios milímetros.