Petro tras ataque a palestinos en Gaza: «Colombia suspende toda compra de armas a Israel»

0
174

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, ha tomado la decisión de suspender la compra de armamento fabricado en Israel, uno de los principales proveedores de la fuerza pública del país sudamericano. Esta medida se produce después de que más de 100 personas perdieran la vida durante un operativo de reparto de ayuda en Gaza, que resultó en estampidas y disparos por parte de las fuerzas israelíes.

Según el portavoz del Ministerio de Salud de Hamás, el movimiento islamista palestino que gobierna en la Franja de Gaza, el ataque de Israel dejó un saldo de 104 personas fallecidas y más de 700 heridas. Estos números han generado conmoción a nivel mundial y han llevado al presidente Petro a tomar esta decisión drástica.

El mandatario colombiano expresó su indignación en las redes sociales, afirmando que el incidente se trata de un genocidio y comparándolo con el Holocausto. Además, Petro se ha mostrado abiertamente a favor de la causa palestina y ha tenido enfrentamientos con el embajador de Israel en Bogotá.

Las autoridades israelíes, por su parte, han afirmado que sus soldados se vieron amenazados y respondieron disparando, pero niegan que sus acciones sean responsables de la cifra de muertos reportada. Según el ejército israelí, las víctimas fueron empujadas o pisoteadas por la multitud.

Colombia ha sido durante décadas un cliente fiel de Israel en cuanto a la adquisición de armamento. Sus fuerzas militares utilizan fusiles, pistolas, misiles y drones de fabricación israelí para combatir a los grupos guerrilleros que han desafiado al Estado colombiano. Incluso, el país tiene los derechos de fabricación de fusiles y misiles de patente israelí.

La suspensión de la compra de armas a Israel por parte de Colombia representa un golpe para la industria militar israelí, que ve en este país sudamericano uno de sus principales clientes. Sin embargo, el presidente Petro ha dejado claro que su prioridad es condenar los actos que considera como genocidio y apoyar la causa palestina.

Esta decisión también ha generado preocupación en la comunidad internacional, que sigue de cerca la situación en Gaza y ha expresado su rechazo a la violencia desatada en la región. Se espera que la suspensión de la compra de armas sea un primer paso en la búsqueda de una solución pacífica y duradera para el conflicto.