Precio del dólar oficial ha aumentado 88,6% en lo que va de año

0
338

El valor del dólar en el mercado oficial en Venezuela ha experimentado un incremento del 88,6% en lo que va de año, partiendo de los 17,55 bolívares en enero. Esto ha llevado a una devaluación del 46,9% del bolívar, la moneda local, frente al dólar en el mismo periodo.

A pesar de las múltiples protestas laborales, el salario mínimo y las pensiones se mantienen congelados en 130 bolívares desde marzo de 2022. Esto equivale a tan solo 3,92 dólares al mes. Estimaciones independientes señalan que el costo de la canasta básica de alimentos para una familia de cinco personas supera los 500 dólares mensuales.

Durante el mes de agosto, el bolívar ha experimentado una aceleración en su depreciación frente al dólar, perdiendo un 9,4% de su valor, según los datos del BCV (Banco Central de Venezuela).

El aumento del precio del dólar tiene un impacto directo en los bienes y servicios, lo que ha llevado a los expertos a alertar sobre una aceleración de la inflación. Según el Observatorio de Finanzas (OVF), una entidad independiente al margen del Banco Central, la inflación alcanzó un 13,6% en agosto, un 6,4% más que en julio. En lo que va de año, la inflación acumulada es del 144,6% y la inflación interanual (agosto 2022-agosto 2023) ha alcanzado el 422%.

El OVF ha señalado que Venezuela está experimentando un proceso acelerado de incremento de precios. En medio de esta «espiral inflacionaria», las remuneraciones del sector público se mantienen congeladas, lo que ha llevado a un notable deterioro del poder adquisitivo de los trabajadores activos y pensionados. Esto, a su vez, ha debilitado el consumo y ha inhibido el crecimiento económico.

El sector de comunicaciones ha experimentado las mayores alzas de precios en agosto, con un 26,7% de incremento. Le siguen los sectores de restaurantes y hoteles (12,3%), bebidas alcohólicas y tabaco (11,1%), y servicios y equipamiento del hogar, ambos con un aumento del 10,1%.

El OVF ha explicado que durante el mes de agosto los precios han reaccionado exageradamente a la depreciación del bolívar, lo que podría indicar una trayectoria inflacionaria difícil de detener.

Por El Nacional