Presidenta de Control Ciudadano tilda de burla el contenido de las preguntas del referéndum sobre el Esequibo

0
397

La presidenta de la Asociación Civil Control Ciudadano, Rocío San Miguel, ha realizado un análisis crítico de las preguntas propuestas por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para el referéndum consultivo sobre el territorio Esequibo. Según San Miguel, el contenido de las preguntas es una burla para los venezolanos.

En su análisis, San Miguel destacó que existe la posibilidad de que se estigmatice como «traidores a la patria» a aquellos venezolanos que no participen en el referéndum. Además, señaló que este ejercicio, aprobado por el CNE y la Asamblea Nacional, es más una maniobra de política interna que una estrategia de política exterior y defensa de la soberanía territorial.

El CNE propone cinco preguntas para la consulta popular. Las primeras dos preguntas se refieren a hechos históricos. La primera pregunta cuestiona si se está de acuerdo en rechazar la línea impuesta por el Laudo Arbitral de París de 1899, que pretende despojar a Venezuela de la Guayana Esequiba. La segunda pregunta consulta si se apoya el Acuerdo de Ginebra de 1966 como el único instrumento jurídico válido para resolver la controversia territorial con Guyana.

San Miguel considera que estas dos preguntas son obvias y que han sido la posición del Estado durante más de medio siglo. Por lo tanto, considera innecesario realizar un referéndum para tratar estos temas.

La tercera pregunta consulta si se está de acuerdo con la posición histórica de Venezuela de no reconocer la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para resolver la controversia territorial. San Miguel señala que esta pregunta es inútil, ya que no impide que la CIJ emita una sentencia vinculante para Venezuela.

La cuarta pregunta consulta si se está de acuerdo en oponerse a la pretensión de Guyana de disponer unilateralmente de un mar pendiente por delimitar. San Miguel destaca que este es un asunto en el cual Venezuela debería estar trabajando sin necesidad de esperar los resultados del referéndum.

La quinta pregunta consulta si se está de acuerdo con la creación del estado Guayana Esequiba y el desarrollo de un plan acelerado para atender a la población actual y futura de ese territorio. San Miguel aclara que este plan ha sido formulado por décadas en Venezuela y que la incorporación del Esequibo al mapa venezolano es algo que los venezolanos hacen desde que nacen.

En resumen, San Miguel considera que las preguntas propuestas por el CNE en el referéndum consultivo sobre el territorio Esequibo son innecesarias, obvias y no contribuyen a resolver la controversia territorial. Además, critica que el referéndum sea más una estrategia política interna que una defensa de la soberanía territorial.