Primer ministro de Trinidad y Tobago dijo que yacimiento de gas entre su país y Venezuela es una “enorme roca diplomática”

0
381

Las conversaciones para la explotación del yacimiento de gas Dragón, situado en Venezuela pero muy cerca de Trinidad y Tobago, han sido un tema delicado en el ámbito diplomático, según el primer ministro de Trinidad, Keith Rowley.

Rowley describió estas negociaciones como una «roca diplomática» de gran magnitud que ha estado presente desde 2018, durante una conferencia de prensa celebrada el jueves.

El campo de gas Dragón, que alberga aproximadamente 120 millones de metros cúbicos de gas, se encuentra en aguas venezolanas al noreste del país, cerca de la frontera marítima con Trinidad y Tobago. Además, está adyacente a campos de gas trinitarios operados por la compañía petrolera británica Shell.

En 2016, Trinidad y Tobago, el principal productor de gas del Caribe, firmó un memorando de entendimiento con Venezuela para llevar a cabo estudios técnicos y comerciales con el objetivo de una explotación compartida.

Sin embargo, las sanciones impuestas por Estados Unidos a Venezuela para presionar la salida de Nicolás Maduro, a quien consideran haber llegado al poder en unas elecciones fraudulentas en 2018, han complicado la situación.

En enero de 2023, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, responsable de hacer cumplir las sanciones, autorizó a Trinidad y Tobago a explotar el campo de gas Dragon, con la condición de no realizar ningún pago a Venezuela.

«El pago es el mayor obstáculo en este momento. Para lograrlo, hemos tenido que construir relaciones, buscar aliados y explicar nuestro punto de vista», afirmó Rowley. Además, mencionó que el ministro de Energía, Stuart Young, se ha reunido en varias ocasiones con representantes de Washington y Caracas en busca de una solución.

Maduro ha acusado a Estados Unidos de colonialismo debido a esta autorización y ha recordado que ambos países son «soberanos».

«Desde Estados Unidos están tratando de imponer un modelo colonial con los permisos de la OFAC, diciendo a un país que puede negociar con Venezuela pero que no puede pagar en dólares o efectivo, sino que debe hacerlo con alimentos o productos», declaró el mandatario en febrero.