¿Puede el chavismo recurrir a un candidato diferente a Maduro para elecciones de 2024?

0
541

Venezuela y Argentina, a pesar de estar separadas geográficamente, comparten varias similitudes, como el deseo del chavismo y el peronismo de mantenerse en el poder.

En el contexto electoral actual, el ministro de economía argentino, Sergio Massa, ha salido al frente en la campaña con una imagen renovada. Aunque se le atribuye parte de los errores económicos del país, Massa se presenta como una figura asociada a lo positivo y podría convertirse en el próximo presidente de la Casa Rosada en diciembre.

Se le ha apodado «el hijo pródigo del peronismo» o «el superministro», y a pesar de la inflación del 140% en el país, parece que ha llegado para mejorar la imagen de la izquierda.

En Venezuela, podría producirse un fenómeno similar con un chavista «conocido» pero «mejor que Nicolás Maduro». Maduro se enfrenta a un desafío difícil: enfrentar el desgaste político del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), el legado de Hugo Chávez, para ganar las elecciones presidenciales de 2024. Además, debe enfrentarse al fortalecimiento de la oposición tras las primarias del 22 de octubre.

En esas elecciones internas, María Corina Machado resultó ganadora con 2.3 millones de votos, una cifra significativa considerando que fue una elección interna con ocho millones de venezolanos en el exilio y el desánimo que existe en la población. Este resultado la ha fortalecido para enfrentarse al chavismo, que la mantiene inhabilitada para ocupar cargos públicos.

Sin embargo, las últimas encuestas muestran a Machado como la ganadora. Según la firma Meganálisis, el 76.1% de los venezolanos no votaría por Maduro en una elección. En las presidenciales, Machado obtendría el 50.1% de los votos, mientras que el candidato del chavismo obtendría el 12.1%. Estos números plantean dudas sobre las opciones del chavismo.

Por ahora, la candidatura de Maduro se mantiene debido a su liderazgo dentro del PSUV y su deseo de repetir otro mandato. Sin embargo, el chavismo evalúa otras opciones y, si estas no funcionan, podrían recurrir a una candidatura distinta para fortalecer un proceso de reingeniería política, similar a lo que está sucediendo con el peronismo en Argentina y la candidatura de Sergio Massa, buscando una narrativa diferente a pesar de ser del mismo gobierno.

Otra encuesta reciente muestra que el 63.73% de los venezolanos votaría por el candidato del PSUV. Estos datos, proporcionados por la firma DataViva, no mencionan los nombres de los candidatos, solo la tendencia política.

Aunque no se descarta la posibilidad, es probable que el chavismo se decante por Maduro a menos que ocurra algo que dañe seriamente su imagen. Si el actual mandatario decide no buscar la reelección, hay varios nombres que han surgido como posibles sustitutos, como el gobernador de Carabobo, Rafael Lacava, el gobernador de Miranda, Héctor Rodríguez, la vicepresidenta Delcy Rodríguez e incluso la primera dama Cilia Flores, quien ha estado más activa en las últimas apariciones públicas.

Según una fuente cercana al oficialismo, aunque no se ha discutido seriamente la posibilidad de sustituir a Maduro, hay conversaciones en los niveles más bajos para preservar el legado de Chávez y evitar que ocurra lo mismo que en Barinas, donde la oposición ganó después de 20 años.

Todavía faltan varios meses para las elecciones presidenciales, las cuales también están marcadas por la presión de Estados Unidos para eliminar las inhabilitaciones, especialmente la de Machado, a cambio del levantamiento de sanciones. Por ahora, la política venezolana sigue su curso.