¿Qué contempla el proyecto de ley contra el fascismo, la nueva amenaza de Maduro?

0
152

La Asamblea Nacional del año 2020 ha dado un paso significativo al aprobar en primera discusión el proyecto de ley destinado a combatir el fascismo, el neofascismo y expresiones afines en el territorio venezolano. Este proyecto, presentado tras un discurso de la vicepresidenta Delcy Rodríguez en el cual arremetió contra la oposición, recibió el respaldo del diputado Luis Parra, quien afirmó que la Alianza Democrática respalda este tipo de iniciativas a pesar de tener «severas observaciones» que serán expresadas durante el debate público.

El martes 2 de abril, la Asamblea Nacional del año 2020 aprobó en primera discusión el proyecto de ley contra el fascismo, el neofascismo y expresiones similares. Esta propuesta, directamente proveniente del Ejecutivo, busca prohibir la difusión de mensajes que promuevan la violencia como método de acción política o que menoscaben la democracia.

El proyecto consta de 30 artículos distribuidos en cuatro capítulos, además de dos disposiciones finales que derogarían todas las disposiciones contrarias a esta ley. En la exposición de motivos, se señala que durante los últimos 25 años ha habido sectores en la sociedad que recurren a la violencia como forma de acción política, contraviniendo los principios constitucionales que protegen el ejercicio democrático de la voluntad popular.

Según el artículo 1 de la propuesta, el objetivo principal es establecer medios y mecanismos para preservar la convivencia pacífica, la democracia y el respeto a la diversidad, enfrentando expresiones fascistas, neofascistas o similares que puedan surgir en Venezuela.

El artículo 4 proporciona una definición de fascismo, mientras que para el neofascismo y expresiones similares se elabora una única descripción. Además, se contempla la creación de una «red internacional contra el fascismo» por parte del Ejecutivo, aunque no se especifica el proceso de selección de sus integrantes.

Entre las disposiciones destacadas, el proyecto de ley obliga a los medios de comunicación a difundir mensajes que promuevan el voto, la convivencia pacífica, la diversidad y el respeto. También prohíbe la difusión de propaganda que promueva la violencia política, la cultura del odio o que denigre la democracia.

El instrumento legislativo establece sanciones penales y administrativas contra aquellos que promuevan o hagan apología del fascismo. Las penas van desde prisión hasta multas económicas, dependiendo de la gravedad de la infracción.

En resumen, esta ley contra el fascismo y expresiones similares representa un esfuerzo por proteger los principios democráticos y fomentar una convivencia pacífica en Venezuela, aunque su aplicación y algunas de sus disposiciones han generado debates y observaciones por parte de distintos sectores políticos.