¿Qué debería hacer la oposición en Venezuela si un candidato inhabilitado gana la primaria?

0
599

Con Informacion de La Voz de America

La Comisión Nacional de Primaria ha admitido las 14 candidaturas presentadas para el proceso.

CARACAS —A medida que se acerca la fecha de la primaria presidencial opositora del 22 de octubre, surge una interrogante importante: ¿qué debería hacer la oposición si un candidato inhabilitado resulta ganador?

La estrategia de la oposición en el caso de que todos los candidatos que participen en la primaria presidencial sean inhabilitados o si triunfa un candidato inhabilitado es incierta. Sin embargo, está claro que se plantean múltiples desafíos para la realización de un cambio político.

Consultado por la Voz de América, Enderson Sequera, politólogo de la Universidad de Carabobo y director estratégico de la consultora Politiks, considera que en caso de que un candidato inhabilitado triunfe en la primaria, la oposición debería liderar, junto al resto de los opositores, «un proceso de presión nacional e internacional destinado a restituir las condiciones electorales en la elección presidencial».

Sequera hace referencia a las condiciones y recomendaciones documentadas en el informe final de la Misión de Observación Internacional de la Unión Europea (MOE UE) después de las elecciones regionales de 2021.

En ese momento, la MOE observó «deficiencias estructurales» como la «falta de seguridad jurídica» y formuló varias recomendaciones, entre ellas el fortalecimiento de la separación de poderes y la «supresión de la prerrogativa» de la Contraloría General de la República (CGR) para despojar a los ciudadanos de su derecho fundamental a presentarse a las elecciones.

En el caso de que todos los candidatos resulten inhabilitados, Sequera considera que las opciones de la oposición serían definir un candidato a través de mecanismos alternativos como el consenso o plantear una estrategia de presión nacional e internacional.

Luis Peche, consultor político de la Universidad Camilo José Cela e internacionalista de la Universidad Central de Venezuela (UCV), sostiene que ambos escenarios «están sobre la mesa» y no hay garantías de que el chavismo no repita lo ocurrido en Barinas, cuando el candidato de la oposición, Freddy Superlano, resultó inhabilitado después de ganar la gobernación de ese estado en 2021.

«La oposición tiene que estar preparada para un escenario que no dependa solamente de una cara, sino de una causa democrática para recuperar la institucionalidad», afirma.

¿Por qué es importante la primaria?

Según Peche, la primaria que se celebrará el 22 de octubre, fecha en la que se espera que la oposición defina al candidato que se enfrentará al gobierno en las elecciones presidenciales que deberían celebrarse en 2024, permitirá determinar el tipo de estrategia que respalda la ciudadanía.

«Mientras mayor sea la votación, más personas se van a sentir identificadas con el modelo de país. Es un proceso que representa un tema de estrategias en un momento en el que la oposición está muy dividida», sostiene.

Representantes políticos y sociales que se oponen a la administración actual de Venezuela acompañaron la instalación de la Comisión Nacional de Primarias, cuyo objetivo es elegir a un candidato único. Foto: Álvaro Algarra/VOA

Sequera agrega que los ciudadanos «están desconectados de la política porque sienten que ninguno de los liderazgos tradicionales ha dado la talla» y por eso surge una «oportunidad para que la ciudadanía pueda elegir con votos cuál es el liderazgo que la representa en la lucha electoral en 2024».

«Sin primaria, Maduro seguirá 6 años más en el poder. Con primaria, hay una oportunidad para el cambio político», insiste.

Varios sectores de la sociedad civil denuncian que la inhabilitación política de varios líderes de la oposición por parte de la Contraloría General de la República (CGR), controlada por el chavismo, es una medida «arbitraria» e «inconstitucional» y forma parte de una «práctica reiterada» para «impedir la libre expresión de la voluntad de los electores».

«Son una sanción de carácter inconstitucional y contrarias a los estándares internacionales sobre derechos humanos, pues no solo atentan contra la garantía según la cual el ejercicio de la ciudadanía o de alguno de los derechos políticos únicamente puede ser suspendido mediante sentencia judicial firme (artículo 42 de la Constitución), sino también contra la participación y deliberación libre y plural de ideas que requiere toda sociedad democrática», explica un comunicado de la Comisión Nacional de Primaria (CNdP), ente rector del proceso.

Los miembros de la CNdP han afirmado que, en caso de que uno de los candidatos inhabilitados resulte ganador, corresponderá a los partidos definir el «mecanismo a utilizar», lo que podría implicar un proceso de negociación como resultado de la presión en caso de que la elección primaria sea un éxito.

La líder opositora María Corina Machado en medio de su gira antes de la primaria presidencial de la oposición prevista para el 22 de octubre.

Al menos tres candidatos presidenciales de los catorce inscritos están inhabilitados para ejercer cargos públicos: María Corina Machado, quien según las encuestas más recientes lidera la intención de voto, Henrique Capriles y Freddy Superlano.

¿Comunidad internacional?

Recientemente ha habido varios pronunciamientos respecto a la inhabilitación de Machado, entre ellos los del gobierno de Estados Unidos, el presidente Gustavo Petro de Colombia y la Organización de los Estados Americanos (OEA), entre otros.

Según Sequera, la «flagrante violación» de los derechos políticos por parte del gobierno venezolano podría «reavivar la presión internacional».

«La comunidad internacional tiene un papel muy importante que desempeñar de cara a las elecciones presidenciales en Venezuela

. En primer lugar, debe ser una barrera de contención para proteger a los candidatos de la represión chavista. En segundo lugar, debe presionar a favor de la restitución de las condiciones electorales y, en tercer lugar, debe asegurarse de que el régimen de Maduro reconozca los resultados de las elecciones», precisa.

Peche coincide en que acciones como la inhabilitación de Machado «agrupan» tanto a la comunidad internacional como a las formaciones políticas dentro del país.

«Esto aleja a Maduro de la posición ideal en la que estaba, en la que el tema de Venezuela estaba bajando de prioridad en la agenda, no había mayores movimientos al respecto. Parece ser un revés para él», señala a la VOA.

Negociación

En el caso de que se lleve a cabo una negociación entre Estados Unidos y Venezuela, que implique la habilitación de los candidatos a cambio del levantamiento de las sanciones, Sequera advierte que Maduro no tiene «ningún incentivo» para mejorar las condiciones electorales más allá del levantamiento de las sanciones.

«El problema es que entre gobernar un país sancionado durante 6 años más o perder el poder y enfrentar la justicia, Maduro siempre elegirá seguir en el poder», estima.

En ese sentido, opina que la negociación no debería limitarse únicamente a la restitución de las condiciones electorales, sino que también deberían discutirse garantías para que los principales «jerarcas chavistas sientan que es menos costoso abandonar el poder».

«Para lograr ese acuerdo, se necesitan ambos elementos: presión nacional e internacional para arrancar concesiones al chavismo, y un puente de plata para sus principales jerarcas, sin el cual la presión será insuficiente», concluye.

Recientemente, un político venezolano considerado aliado del chavismo presentó un recurso de amparo constitucional ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela contra el proceso de primarias presidenciales.

Luis Ratti, quien se presenta como candidato independiente en las elecciones presidenciales de 2024, predicador, motivador y empresario, anunció el domingo que acudiría al TSJ para solicitar un «pronunciamiento sobre las primarias».

Varios políticos opositores han denunciado que el gobierno venezolano pretende copiar los métodos utilizados por el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, para «perpetuarse en el poder».

En varias ocasiones, el diputado chavista y figura clave del gobierno, Diosdado Cabello, ha desestimado las primarias. La semana pasada, afirmó que serían un «fracaso» y descartó que se lleve a cabo el proceso, ya que, según él, el candidato opositor será definido por consenso.

Carolina Alcalde VOA