Qué es la reactividad emocional y cómo impacta en el riesgo de depresión adolescente, según un estudio

0
392

La tolerancia a la angustia, habilidad para enfrentar y gestionar el estrés emocional, juega un papel crucial en la psicología. Aquellos que tienen una alta capacidad en este aspecto son capaces de manejar sentimientos difíciles sin actuar impulsivamente o recurrir a estrategias negativas.

Diversas investigaciones han resaltado la importancia de la tolerancia a la angustia en el desarrollo de la resiliencia frente a problemas psicológicos como adicciones, trastornos alimenticios, ansiedad y depresión. Además, esta habilidad ayuda a reducir el impacto de situaciones adversas en futuros síntomas depresivos.

La reactividad emocional, que se refiere a cómo las personas reaccionan ante situaciones desafiantes, también influye en la capacidad de tolerar el estrés. Aquellos que son más reactivos tienden a tener una menor tolerancia.

Recientemente, un estudio realizado por expertos de Estados Unidos reveló que los jóvenes con mayor actividad en la circunvolución occipital inferior derecha, un área del cerebro encargada de procesar estímulos visuales, podrían tener menos capacidad para manejar el estrés emocional y, en consecuencia, tener más riesgo de presentar síntomas depresivos en el futuro.

Los autores de la investigación, pertenecientes a la Universidad de Ciencias y Salud de Oregón, realizaron análisis de imágenes cerebrales para entender la relación entre la reactividad emocional en adolescentes y su capacidad futura para manejar el estrés. Encontraron una conexión entre estos factores y los síntomas depresivos, sugiriendo que la tolerancia al estrés podría ser un mediador entre la reactividad emocional y la depresión.

El estudio, titulado «La mayor reactividad emocional en adolescentes se relaciona con una menor capacidad para manejar el estrés y más síntomas depresivos», proporcionó información valiosa sobre los factores de riesgo de la depresión. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la muestra fue limitada y no incluyó a personas con trastorno depresivo mayor.

Para llevar a cabo este estudio, se reclutaron 40 adolescentes, de los cuales 16 eran hombres, con edades comprendidas entre 14 y 19 años. Estos jóvenes fueron sometidos a resonancias magnéticas mientras realizaban una tarea emocional. Luego se evaluó su tolerancia al estrés y los posibles síntomas de depresión.

Los resultados mostraron que los hombres tenían una mayor capacidad para manejar el estrés que las mujeres. Además, aquellos con mayor tolerancia presentaban menos síntomas depresivos.

Las imágenes cerebrales revelaron que aquellos con menor tolerancia mostraban una mayor actividad en la circunvolución occipital inferior derecha. Esto sugiere que los cerebros de los participantes estaban procesando intensamente las imágenes emocionales.

En la publicación, los autores sugirieron que desarrollar tolerancia a la angustia a través de estrategias de regulación emocional puede ser una forma adecuada de disminuir los síntomas depresivos.

La depresión, la ansiedad y los trastornos del comportamiento son algunas de las principales causas de enfermedad y discapacidad entre los adolescentes, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). No ocuparse de los trastornos de salud mental en esta etapa puede tener consecuencias a largo plazo y perjudicar la salud física y mental de la persona en el futuro.

Es importante estar atentos a los síntomas de depresión en los adolescentes, ya que pueden manifestarse de manera diferente a los adultos. Esto incluye tristeza, falta de placer en actividades, aislamiento y problemas físicos como trastornos del sueño y alimentación. En casos más graves, pueden presentarse ideas suicidas, por lo que es fundamental buscar ayuda profesional.

La tolerancia a la angustia es una habilidad fundamental para manejar eficazmente la angustia emocional y situaciones difíciles sin recurrir a conductas dañinas. El estudio también destaca la importancia de la circunvolución occipital inferior en el procesamiento de emociones y cómo una mayor reactividad emocional puede estar relacionada con menor capacidad para manejar el estrés y más síntomas depresivos en el futuro.