RADIACIÓN, TORMENTAS DE FUEGO Y HAMBRUNA GLOBAL: las consecuencias apocalípticas de una guerra nuclear

@DolarToday / Mar 5, 2022 @ 8:00 am

RADIACIÓN, TORMENTAS DE FUEGO Y HAMBRUNA GLOBAL: las consecuencias apocalípticas de una guerra nuclear

Según “Our World in Data”, la destrucción causada por las armas nucleares no se limita al campo de batalla: devastaría a todos los países, incluido el atacante

Infobae

Hace dos días, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, advirtió que si el conflicto con Ucrania escala y desencadena una tercera guerra mundial, ésta podría incluir el uso de armas nucleares y ser destructiva.

Las consecuencias de una guerra nuclear podrían ser devastadoras para la humanidad y para el planeta Tierra. Por eso, reducir el riesgo de que se pelee alguna vez una guerra de este tipo debe ser la prioridad número uno del mundo entero.

“La onda de choque y el calor que crea la detonación de una sola arma nuclear pueden acabar con la vida de millones de personas de inmediato. Pero aún mayor es la devastación que seguiría a una guerra nuclear”, escribe Max Roser, fundador y director de Our World in Data, la organización de medición de datos mundial que depende de la Universidad de Oxford.

La primera razón de esto es la lluvia radiactiva: “El polvo radiactivo de las bombas que detonan se eleva a la atmósfera y se esparce por grandes áreas del mundo desde donde cae y provoca niveles letales de radiación”.

“La segunda razón es menos conocida. Pero ahora se cree que esta consecuencia, el ‘invierno nuclear’ y la hambruna mundial que le seguiría, es la consecuencia más grave de la guerra nuclear”, explica Roser.

Según describe en base a investigaciones científicas, las ciudades que son atacadas por misiles nucleares arden con tal intensidad que crean su propio sistema de viento, una tormenta de fuego: el aire caliente sobre la ciudad en llamas asciende y es reemplazado por aire que se precipita desde todas las direcciones. Los vientos huracanados avivan las llamas y crean un calor inmenso.

“De esta tormenta de fuego, grandes columnas de humo y hollín se elevan por encima de las ciudades en llamas y viajan hasta la estratosfera. Allí se esparce por todo el planeta y bloquea la luz del sol. A esa gran altura, muy por encima de las nubes, no puede llover, lo que significa que permanecerá allí durante años, oscureciendo el cielo y, por lo tanto, secando y enfriando el planeta”.

Reservas estimadas de ojivas nucleares, 1945 a 2022. Las existencias incluyen las ojivas asignadas a las fuerzas militares, pero excluyen las ojivas en espera de desmantelamiento

Se espera que el invierno nuclear que seguiría a una guerra nuclear a gran escala conduzca a descensos de temperatura de 20 o incluso 30 grados centígrados (60 a 86 ° F) en muchas de las regiones agrícolas del mundo, incluida gran parte de Eurasia y América del Norte. El invierno nuclear provocaría una ‘hambruna nuclear’. La producción mundial de alimentos fracasaría y miles de millones de personas morirían de hambre.

Estas consecuencias significan que la destrucción causada por las armas nucleares no se limita al campo de batalla. No solo dañaría al país atacado. La guerra nuclear devastaría a todos los países, incluido el atacante.

“La posibilidad de una devastación global es lo que hace que la perspectiva de una guerra nuclear sea tan aterradora. Y también es por eso que las armas nucleares son tan poco atractivas para la guerra. Un arma que puede llevar a la autodestrucción no es un arma que pueda usarse estratégicamente”, dice Rosen.

La Guerra Fría ha terminado hace años y las reservas nucleares se han reducido considerablemente. El mundo ha aprendido que el armamento nuclear no es la calle de sentido único que alguna vez se creyó que era. Pero todavía hay casi diez mil armas nucleares distribuidas entre nueve países de nuestro planeta, por lo menos. “Cada una de estas armas puede causar una enorme destrucción; muchos son mucho más grandes que los que Estados Unidos lanzó sobre Hiroshima y Nagasaki”, advierte el líder de Our World in Data.

“Una guerra nuclear bien podría ser la última guerra de la humanidad”.

Por eso, existe lo que se llama “equilibrio del terror”; es la idea de que todos los líderes políticos involucrados tienen tanto miedo a la guerra nuclear que nunca lanzan un ataque nuclear.

Pero lo cierto es que el equilibrio es vulnerable a los accidentes: “Una bomba nuclear que detona accidentalmente, o incluso una falsa alarma, sin armas involucradas, puede desencadenar represalias nucleares porque varios países mantienen sus armas nucleares en ‘lanzamiento en advertencia’; en respuesta a una advertencia, sus líderes pueden decidir en cuestión de minutos si quieren lanzar un ataque de represalia”.

Por supuesto, los accidentes y los errores no son el único camino posible que podría conducir al uso de armas nucleares. “Existe el riesgo de que una persona terriblemente irresponsable dirija un país que posee armas nucleares”, afirma. “Existe el riesgo de terrorismo nuclear, posiblemente después de que una organización terrorista robe armas. Existe la posibilidad de que los piratas informáticos puedan tomar el control de la cadena de mando nuclear. Y existe la posibilidad de que varios de estos factores jueguen un papel al mismo tiempo”.

¿Cómo reducir el riesgo de una guerra nuclear?

Reduciendo a cero si todas las armas nucleares se eliminan del mundo. “Creo que esto es por lo que la humanidad debería trabajar, pero es extremadamente difícil de lograr, al menos a corto plazo”, reconoce. “Por lo tanto, es importante ver que existen formas adicionales que pueden reducir la posibilidad de que el mundo sufra los horrores de la guerra nuclear”.

Varios tratados de no proliferación han sido clave para lograr la gran reducción de los arsenales nucleares. Sin embargo, los tratados clave, como el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF) entre los EEUU y Rusia, se han suspendido y se podrían alcanzar acuerdos adicionales. El Tratado de la ONU sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, que entró en vigor en 2021, es un avance reciente en esta dirección.

Otra forma sería con arsenales nucleares más pequeños: los expertos consideran que reducir aún más los arsenales es un objetivo importante y alcanzable. También tiene que haber mejor monitoreo y control: “El riesgo se puede reducir aún más mediante esfuerzos para controlar mejor las armas nucleares. Del mismo modo, mejores sistemas de monitoreo reducirían la posibilidad de falsas alarmas”.

Además, Rosen dice que “retirar las armas nucleares de la ‘alerta de gatillo instantáneo’ reduciría el riesgo de que cualquier accidente que ocurra pueda salirse rápidamente de control. Y una Agencia Internacional de Energía Atómica con buenos recursos puede verificar que se cumplan los acuerdos en los tratados”.

También se requiere de una mejor comprensión pública, relaciones globales y cultura, ya que “ninguno de nosotros quiere vivir una guerra nuclear, ninguno de nosotros quiere morir en una”.

“Durante ocho décadas, la gente ha estado produciendo armas nucleares. Varios países han dedicado grandes sumas de dinero a su construcción. Y ahora vivimos en un mundo en el que estas armas ponen en peligro toda nuestra civilización y nuestro futuro”, concluye. “Espero que haya muchos en el mundo de hoy que asuman el desafío de hacer que el mundo sea más pacífico y reducir el riesgo de las armas nucleares. El objetivo tiene que ser que la humanidad nunca termine usando esta tecnología más destructiva que jamás hayamos desarrollado”.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*