Rescatan a migrantes venezolanos perdidos y deshidratados en desierto del norte de México

0
226

Cuatro migrantes de nacionalidades colombiana y venezolana fueron rescatados después de quedar atrapados en una tormenta de arena en las dunas de Samalayuca, en el desierto de Chihuahua, al norte de México. Estos migrantes se habían perdido mientras intentaban evadir el control militar al sur de la fronteriza Ciudad Juárez.

Las autoridades informaron que participaron en la búsqueda la Secretaría de la Defensa Nacional, la Guardia Nacional, Cruz Roja, Protección Civil Municipal, el Instituto Nacional de Migración, voluntarios a pie y a caballo, así como particulares utilizando vehículos todo terreno.

El coordinador estatal de protección civil, Mauricio Alfredo Rodríguez Padilla, detalló que en el operativo de rescate se logró rescatar a cuatro personas, tres hombres y una mujer de nacionalidades colombiana y venezolana. Una vez rescatados, los migrantes fueron trasladados a hospitales de Ciudad Juárez, donde se les trató por cuadros graves de deshidratación y lesiones causadas por la larga caminata por el desierto de Chihuahua.

Rodríguez Padilla también mencionó que los migrantes habían pasado la noche en las dunas y habían estado caminando durante todo el día anterior. A pesar de que se llegó al punto donde se encontraban, no se encontró a nadie, pero gracias al rastreo aéreo realizado por el helicóptero Bell 429 de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, se logró localizar a los migrantes.

Las dunas de Samalayuca, que tienen una longitud de más de 24 kilómetros de sur a norte, se encuentran a 50 kilómetros al sur de Ciudad Juárez. El hallazgo de los migrantes se produjo en la mañana de este martes después de más de una hora y media de sobrevuelos por la zona.

Es importante destacar que, según migrantes entrevistados por Efe en el río Bravo, fronterizo con Estados Unidos, los operativos de las autoridades mexicanas para evitar que lleguen a la frontera los obligan a tomar caminos lejanos a la carretera, como el desierto. Esta situación pone en peligro la vida de los migrantes, exponiéndolos a condiciones extremas y aumentando el riesgo de perderse o sufrir lesiones.