Reservas petroleras de Venezuela están condenadas a convertirse en el activo varado más grande del mundo

@DolarToday / Aug 15, 2021 @ 12:00 pm

Reservas petroleras de Venezuela están condenadas a convertirse en el activo varado más grande del mundo

El impulso agresivo para descarbonizar la economía mundial está obligando a las grandes petroleras a examinar cómo se pueden reducir las emisiones de carbono de sus operaciones con el objetivo de convertirse en carbono neutral.

Por Matthew Smith para Oilprice | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Eso, junto con la amenaza del pico de la demanda de petróleo, ha hecho que los supermayores del petróleo reevalúen su estrategia comercial, y muchos ahora optan por evitar proyectos petroleros de alto costo intensivos en carbono.

Esto representa una gran amenaza para Venezuela y la recuperación económica del petroestado devastado por la crisis. El miembro de la OPEP posee las reservas de petróleo más grandes del mundo, estimadas en alrededor de 304 mil millones de barriles.o suficiente petróleo crudo para satisfacer el consumo mundial durante aproximadamente 8 años. La mayoría de las reservas de petróleo de Venezuela, hasta un 77% o posiblemente más, están compuestas por el crudo extrapesado y pesado que se encuentra en la Faja del Orinoco en la Cuenca del Este de Venezuela. Ese crudo pesado y extrapesado, la mayoría de los cuales es muy ácido y tiene una gravedad API de 10 grados o menos, es muy intensivo en carbono para extraer y refinar.

Por esas razones, existe una probabilidad creciente de que una parte significativa de las vastas reservas de petróleo de Venezuela se convierta en un activo varado costoso. Si bien las arenas petrolíferas de Venezuela son menos viscosas que las que se encuentran en Canadá, lo que las hace más fáciles de extraer, son demasiado profundas para la minería a cielo abierto. El crudo pesado de la Faja del Orinoco se extrae a través de pozos horizontales multilaterales mediante una técnica denominada producción de crudo pesado en frío o CHOP. Aquí es donde se inyecta arena en un pozo perforado, lo que resulta en el desarrollo de canales de alta permeabilidad que permiten que el petróleo crudo fluya a la superficie, ya sea por sí solo o mediante técnicas de recuperación secundaria.

El crudo extraído en la Faja del Orinoco es especialmente pesado y ácido con una gravedad API típica de 5 a 15 grados y un contenido de azufre entre 4% y 6%. También tiene un alto contenido de nitrógeno y contaminantes. Estas características lo hacen especialmente complejo y de procesamiento intensivo en energía.

La operación Petrocedeño de la petrolera nacional PDVSA toma el crudo extrapesado, que tiene una gravedad API de 8 a 9 grados, producido en la región de Junín de la Faja del Orinoco y lo mejora a un crudo ligero dulce. Ese proceso ocurre en el Complejo Industrial José Antonio Anzoátegui que tiene una capacidad nominal de 180.000 barriles por día. El crudo extrapesado se diluye con variedades de petróleo dulce ligero y / o condensado y luego se transforma en la unidad de mejora de las instalaciones para producir Zuata Sweet, una variedad de crudo dulce ligero con una gravedad API de 32 grados y un azufre muy bajo de 0.07%. Este es un proceso complejo y que consume mucha energía y es responsable de considerables emisiones de gases de efecto invernadero, lo que explica por qué TotalEnergies y Equinor decidieron dejar la operación Petrocedeño y devolver su parte a PDVSA con pérdidas.

Otro problema es el estado ruinoso de la infraestructura petrolera de Venezuela, junto con una escasez crónica de crudo ligero y condensados, hace que sea muy difícil de que la planta de Petrocedeño esté operando constantemente a plena capacidad. El Zuata Sweet se introdujo originalmente para el mercado de refinación de EE. UU., Pero las sanciones de EE. UU. impiden que PDVSA acceda a esos mercados de petróleo.

Además, la tecnología asociada con el mejorador en el Complejo José Antonio Anzoátegui es complicada, propensa a fallar y requiere un mantenimiento considerable y costoso. Es difícil ver cómo PDVSA, dado el colapso económico de Venezuela y su casi bancarrota, puede obtener las piezas necesarias y financiar el mantenimiento y las reparaciones cruciales.

Por esas razones, especialmente después de tener en cuenta el inestable entorno operativo de Venezuela, Invertir en un proyecto que produce crudo agrio extrapesado para convertirlo en una variedad dulce ligera parece ser muy poco atractivo para las empresas energéticas extranjeras.

El impulso decidido de la mayoría de las naciones desarrolladas para descarbonizar la economía global y cumplir con los ambiciosos objetivos de emisiones para garantizar que el calentamiento global se limite a menos de dos grados Celsius hace que los proyectos de petróleo con altas emisiones de carbono sean casi imposible invertir en ellos.

El principal grado de petróleo crudo de exportación de Venezuela es el Merey, una mezcla particularmente agria y pesada con un contenido de azufre del 2,45% y una gravedad API de 16 grados, que es especialmente popular entre las refinerías chinas. El Merey se crea mezclando petróleo crudo extrapesado de 8 a 10 grados extraído de la Faja del Orinoco con condensado de 42 a 52 grados o petróleo crudo extremadamente liviano.

La producción de Merey, que es una mezcla clave de exportación venezolana preferida por las refinerías chinas, está amenazada debido a la falta crónica de condensado y crudo ligero para mezclar. Esto se debe a una fuerte caída en la producción nacional de hidrocarburos debido al colapso de la infraestructura petrolera de Venezuela. Datos compilados por las filas de Carnegie Endowment For International Peace, señalan al Merey como uno de los mayores emisores de gases de efecto invernadero, mientras que otros dos tipos de petróleo pesado venezolanos Tia Juana y Hamaca producen emisiones aún mayores.

La dependencia de Venezuela de la producción de petróleo crudo extrapesado es responsable de que su desmoronada industria petrolera sea una de las productoras de petróleo más intensivas en carbono del mundo.

Un trabajo de Universidad de Stanford de 2018, que analizó la cantidad de gases de efecto invernadero vertidos a nivel nacional por la industria petrolera upstream en varios países, encontró que las emisiones de efecto invernadero de Venezuela eran las segundas más intensivas después de Argelia.

Otra investigación, basada en datos de emisiones de 2015, mostró que la industria petrolera de Venezuela produjo más emisiones de efecto invernadero que cualquier otro país, seguida de cerca por Canadá, el mayor productor de arenas petrolíferas del mundo. A diferencia de Canadá, la falta de acceso a capital y de experiencia, está impidiendo que PDVSA desarrolle diversas metodologías y tecnologías para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por esas razones, Venezuela está luchando por obtener el capital, la tecnología y la experiencia necesarios para reconstruir su destrozada industria petrolera. La cantidad de inversión requerida es tremenda, incluso una PDVSA optimista cree que se necesitarán $ 58 mil millones para restaurar la producción de petróleo a los niveles de 1998 de más de tres mil millones de barriles por día en otras industrias, aunque otros expertos creen que se necesitará sustancialmente más, potencialmente hasta $ 200 mil millones.

El plan (en español) para la reconstrucción de Venezuela elaborado por el presidente interino reconocido por Estados Unidos, Juan Guaidó, establece que el miembro de la OPEP tendrá que gastar entre 180.000 y 200.000 millones de dólares para bombear un promedio de dos millones de barriles de petróleo crudo al día.

Los asesores económicos de Guaidó creen que se necesitarán 10 años para esa recuperación se produzca. El experto venezolano Francisco Monaldi, del Instituto Baker, declaró a principios de este año que se requiere una inversión de alrededor de $ 110 mil millones invertidos durante una década para elevar la producción de petróleo crudo de Venezuela entre 2.5 millones a 3 millones de barriles por día.

La única fuente de tan grandes cantidades de capital, así como la tecnología y la experiencia, necesarias para reconstruir la deteriorada industria petrolera de Venezuela son las grandes empresas energéticas occidentales .

Independientemente de las propuestas de Maduro a la industria petrolera global y sus reformas destinadas a atraer inversión energética extranjera, ninguna supermayor de propiedad privada se arriesgará a invertir en Venezuela hasta que Washington alivie sus sanciones.

Los eventos indican que la administración de Biden no considerará relajar o levantar las sanciones, hasta que se produzca un cambio de régimen, lo cual es muy poco probable..

La amenaza del pico de la demanda de petróleo y el impulso global para descarbonizar la economía mundial que ve a las grandes petroleras esforzándose por hacer que sus operaciones sean neutrales en carbono significa que solo hay una ventana limitada para que Venezuela se beneficie de sus vastas reservas de petróleo.

Las grandes empresas occidentales de la energía ya se muestran reacias a invertir en proyectos petroleros intensivos en carbono. Por esas razones, es solo cuestión de tiempo antes de que las vastas reservas de petróleo de Venezuela se transformen en un activo varado, que debido a la infraestructura petrolera abandonada y el vasto daño ambiental , se convertirá en una costosa responsabilidad para un estado que ya casi ha fracasado.

Fuente: La Patilla

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*