Reunión de Maduro y el presidente de Guyana buscará aliviar las tensiones

1
365

Expertos concuerdan en que la próxima reunión entre los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Guyana, Irfaan Ali, programada para el jueves, tiene como objetivo aliviar las tensiones que se han intensificado recientemente debido al conflicto por el territorio Esequibo.

La reunión, que se llevará a cabo en San Vicente y las Granadinas, ha sido impulsada por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), la Comunidad del Caribe (CARICOM) y el expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva.

El diplomático y analista internacional Edmundo González señaló que el propósito del encuentro es «rebajar el tono de las tensiones y buscar cierta normalidad en la medida de lo posible».

«El presidente de Guyana ha dejado claro que el tema de la disputa territorial no formará parte de la conversación. Presumo que Maduro, por su parte, insistirá en los resultados del referéndum y considerará que tiene un mandato para avanzar en el asunto», dijo González en una entrevista para La Voz de América.

González también indicó que las medidas impulsadas por Maduro, como la creación de un estado en el territorio en disputa, la designación de una autoridad única y una zona militar, son ejercicios retóricos que no favorecen un ambiente propicio para el diálogo.

La histórica controversia por el Esequibo, un territorio de aproximadamente 160.000 kilómetros cuadrados rico en recursos naturales, ha aumentado en los últimos meses después de que el gobierno guyanés llevó a cabo licitaciones petroleras en áreas pendientes de delimitación.

Por su parte, Mariano de Alba, especialista en derecho internacional y diplomacia, comentó que la reunión podría ser una oportunidad para rebajar las tensiones, pero considera poco probable un regreso a las negociaciones.

«Sin embargo, no hay nada que impida que Guyana y Venezuela acuerden retomar algún tipo de conversaciones mientras el proceso ante la Corte Internacional de Justicia sigue su curso. Es importante tener en cuenta que es poco probable que la Corte emita su decisión final en al menos dos años», opinó De Alba.

Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno (CEPYG) de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), enfatizó la necesidad de ser cautelosos, ya que la postura del gobierno venezolano parece ser irreconciliable con Guyana.

Alarcón considera que el interés en aumentar el conflicto con Guyana está relacionado con temas políticos internos, de cara a las elecciones presidenciales de 2024.

«Decir que los actores que se oponen al gobierno están vinculados con los intereses de Guyana y con empresas que operan en ese país, o que la candidatura de María Corina Machado está relacionada con Guyana, es una teoría de conspiración absurda, pero permite iniciar procesos de persecución», indicó Alarcón.

De Alba coincide en que ambos países aprovechan la coyuntura desde el punto de vista político. En el caso de Guyana, para fortalecer sus alianzas militares con países como Estados Unidos, y también de cara a las próximas elecciones en el país.

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.