Revista Semana: “Complicidad del Estado permitió atrocidades en la cárcel Tocorón” en Venezuela; centro de operaciones del Tren de Aragua

0
352

El Observatorio Venezolano de Prisiones emitió un comunicado en el cual señala que desde hace 15 años, el Centro Penitenciario del estado Aragua, mejor conocido como “Tocorón”, ha sido una de las prisiones más notorias de Venezuela debido a sus condiciones inhumanas, debido al “liderazgo sumamente violento de los “pranes”, la falta de control por parte de las autoridades penitenciarias y la presencia de bandas criminales que incluso extendieron sus tentáculos a siete países de Latinoamérica”.

Por Semana

El pasado miércoles, el Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz, a tempranas horas de la mañana, anunció que el penal sería intervenido por 11 mil funcionarios castrenses. Horas después, en medio de una absoluta opacidad de la información, anunciaron que el operativo fue exitoso.

Tanquetas, motos y muchos militares fueron vistos por la zona, “pero lo cierto es que dentro del recinto penitenciario nadie opuso resistencia porque los más violentos; es decir, los “pranes”, ya habían negociado el desalojo del recinto penitenciario y emigraron del país hace más de una semana. El Gobierno, por su parte, alegó que huyeron por túneles que tenían salida hacia el lago de Valencia”.

Tres días después, señala el informe “no hay rastro de Héctor Rusthenford Guerrero Flores, alias ‘Niño’ Guerrero, máximo líder del penal y del Tren de Aragua, de Ever González Zambrano, alias ‘El Gocho Ever’, ni de ninguno de los lugartenientes y luceros que aterrorizaban a la población penal y cobraban millones de dólares al año por la “causa” para acceder a los beneficios dentro del penal y garantizar su integridad física”.

“Es un hecho de ‘El Niño’ Guerrero, sus luceros y lugartenientes, negociaron su salida impune del penal, pero ahora comienza el operativo de recaptura para que no se les ocurra abrir la boca contra aquellos que ahora pretenden lavar su imagen con shows mediáticos y a costa del sufrimiento de miles de presos y sus familiares. Recordemos que en la historia venezolana son muchos los casos de “pranes” ejecutados bajo la figura de presuntos enfrentamientos con organismos policiales”, dice el texto.

Tuvieron que transcurrir 15 años desde el inicio del pranato, 12 años desde la creación del Ministerio de Servicios Penitenciarios, un sinfín de casos de corrupción, amedrentamientos y mucha violencia para que el Gobierno decidiera desalojar el centro de operaciones del Tren de Aragua, la banda criminal más peligrosa de Venezuela.

Según el balance del MPPRIJP, dentro del penal encontraron 14 armas largas y dos cortas, 120 cintas eslabonadas, 7,62×51, 40 granadas antitanques, 80 kilos de composición C4, 80 dispositivos anfull, 400 mil municiones de diferentes calibres, 15 cohetes autopropulsados y otros materiales bélicos.

¿Quién permitió el ingreso de armas de guerra al centro penitenciario?

Se pregunta el Observatorio de Prisiones, según declaró el ministro de Interiores, Justicia y Paz, Remigio Ceballos, detuvieron a cuatro funcionarios por su presunta participación en el ingreso de material de guerra al recinto penitenciario.

“Nos gustaría saber más sobre cómo hicieron estos funcionarios para ingresar con cohetes autopropulsados y armas largas, sin la complicidad de muchas personas más, incluso de la directiva. También nos preguntamos por dónde ingresó el material para construir los túneles tan sofisticados por donde, según el Gobierno, huyeron los “pranes”, incluso para edificar una discoteca, un parque infantil y otros lujos que ya son bien conocidos”, señala el texto.

En toda esta situación surgen varias responsabilidades ineludibles, la de Tareck El Aissami, quien fungía como ministro de Interiores y Justicia cuando se inició el pranato en las cárceles venezolanas, “y que además en ese momento tenía bajo su cargo la Dirección General de Custodia y Rehabilitación; la de Iris Varela que en 2011 fue designada Ministra para el Servicio Penitenciario y consolidó el poder de los pranes; y de Mirelys Contreras, exministra del mismo ministerio penitenciario, quien institucionalizó el absolutismo de los pranes”.

También responsabilidades de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), el informe señala que “cuyo destacamento castrense tiene bajo su responsabilidad la seguridad externa de la cárcel de Tocorón. ¿Quiénes son los comandantes que permitieron el libertinaje criminal del Tren de Aragua, cuyos integrantes entraban y salían cuando les daba la gana del penal?”.

Lea más en Semana