Rusia devuelve el cuerpo de Navalny a su madre más de una semana después de su muerte en prisión

0
268

El cuerpo del opositor ruso Alexei Navalny ha sido entregado a su madre más de una semana después de su fallecimiento, según ha informado una portavoz del político.

La noticia llega después de que las autoridades propusieran a la madre aceptar un entierro «secreto» o, de lo contrario, su hijo sería sepultado dentro de la colonia penitenciaria donde perdió la vida la semana pasada a los 47 años.

Kira Yarmysh, portavoz de Navalny, agradeció a todos aquellos que exigieron la devolución del cadáver en una publicación en redes sociales, señalando que el funeral aún no se ha llevado a cabo y expresando incertidumbre sobre si las autoridades interferirán en los deseos de la familia.

Navalny falleció el pasado 16 de febrero en una prisión rusa en el círculo polar ártico. Según el Servicio Penitenciario Federal, el político murió después de sentirse mal tras una caminata y perder el conocimiento casi de inmediato.

Su madre, Lyudmila, pasó la última semana en la ciudad cercana a la prisión donde falleció, primero tratando de confirmar la ubicación de su cuerpo y luego exigiendo su devolución.

Después de firmar un certificado de defunción que indicaba causas naturales, las autoridades dieron a la mujer tres horas para aceptar un funeral «secreto» para su hijo, de lo contrario, sería enterrado en los terrenos de la prisión donde murió.

Lyudmila se negó a negociar con las autoridades, según Yarmysh.

La madre del opositor grabó un video dirigido al presidente ruso, Vladimir Putin, a las puertas de la colonia penal del ártico donde su hijo estuvo preso y falleció, exigiendo la entrega de los restos mortales de Alexei Navalny.

Yulia Navalnaya, viuda del opositor, acusó a Putin de mantener secuestrado el cuerpo de su difunto marido y exigió su liberación sin condiciones en un nuevo video publicado en Youtube, donde también cuestionó la fe cristiana del presidente ruso y lo acusó de estar detrás de la muerte de su marido.

El Kremlin ha negado las acusaciones y ha calificado la reacción de Occidente por la muerte del opositor de «histérica».

Los detalles sobre lo sucedido siguen siendo escasos. Su equipo ha ofrecido una recompensa y ayuda para salir de Rusia a cambio de información sobre su muerte en prisión.

Navalny fue envenenado con el agente nervioso Novichok en agosto de 2020 por un equipo de los servicios secretos rusos y pasó varios meses en Alemania recuperándose antes de regresar a Rusia en enero de 2021, donde fue encarcelado.

Su salud se deterioró durante los tres años en prisión, donde se quejó de la falta de tratamiento médico y pasó casi 300 días en aislamiento.

A pesar de su situación, parecía relativamente bien de salud en un video judicial grabado un día antes de su muerte.

Los intentos de conmemorar su fallecimiento han sido reprimidos por las autoridades rusas, resultando en cientos de detenciones.