Salario mínimo en Venezuela podría incrementar entre 30 y 50 dólares, según informe de Torino Economics

0
231

Luego de registrar una recuperación tras siete años de caída sostenida, que generó una contracción acumulada al 80% de su Producto Interno Bruto (PIB), la economía venezolana parece haber encontrado rápidamente límites en su capacidad de expansión, en un contexto de severas restricciones en su capacidad de financiamiento local e internacional, así como de estancamiento del diálogo político entre la administración Maduro y la oposición, cuyo avance sería clave para el alivio de las sanciones impuestas por el Gobierno de los EEUU, así lo reseñó BANCA Y NEGOCIOS.

Partiendo de esto último, el más reciente informe de Torino Economics, la unidad de investigación de la consultora Torino Capital, aborda los principales desafíos que enfrenta la incipiente recuperación económica en Venezuela, así como sus perspectivas durante el 2023.

Entre el crecimiento y el bienestar
Recientemente, Venezuela podría ilustrar la famosa dicotomía entre crecimiento económico y el bienestar común. Así, a medida que una economía crece, es posible que algunos individuos o grupos se beneficien más que otros.

Por ejemplo, el crecimiento económico puede generar empleos y aumentar los ingresos, pero también puede causar desplazamientos, aumentar la desigualdad y causar daños ambientales.

Por lo tanto, es importante tener en cuenta tanto el crecimiento económico como el bienestar de la ciudadanía al evaluar el desempeño de una economía y al tomar decisiones políticas, resalta Torino Economics en su informe.

En este mismo orden de ideas, de acuerdo con la última encuesta de ENCOVI 2022, la pobreza en Venezuela habría retrocedido durante el último año, lo que parece indicar una mejoría en las condiciones de la población si se compara con los años más recientes; sin embargo, la desigualdad de los ingresos sugiere otra historia.

A este contexto se debe destacar que, a pesar del “oscurantismo” que ha caracterizado a la publicación de datos oficiales, el Banco Central de Venezuela (BCV) ha dejado en evidencia que el ritmo de crecimiento de la actividad económica en el país, si bien habría alcanzado niveles significativos, se encontraría en desaceleración sobre todo a partir del segundo trimestre de 2022, cuando la política de estabilización del tipo de cambio comenzó a perder efectividad como ancla de los precios en moneda local, afectando negativamente el poder adquisitivo de la población.

Así, las cifras recientemente publicadas por el Banco Central indicarían crecimientos del PIB trimestral de 2,07% en 2021T3; 1,35% en 2021T4; 0,41% en 2022T1 y 4,6% en 2022, reseña la unidad de investigación de Torino Capital.

¿Cómo se comporta la recaudación tributaria?
Una variable útil para medir la recuperación de la actividad económica venezolana es la recaudación tributaria, que ha registrado un incremento significativo a lo largo del último año.

Así, la recaudación ha crecido en 2022 un promedio de 86,78% equivalente a USD 4.312 millones. No obstante, es importante destacar la elevada carga fiscal en Venezuela, lo que puede convertirse en otro factor desacelerador del ritmo de recuperación.

En este sentido, sostiene Torino Economics que el enfoque de la autoridad tributaria debe dirigirse a la optimización del proceso de recaudación y así evitar el incentivo de un número cada vez mayor de empresas a desplazarse al sector informal de la economía.

¿Es posible una mejora salarial para los empleados públicos y pensionados?
Aún con el aumento registrado por los ingresos tributarios (en conjunto con el incremento de los ingresos petroleros) durante 2022, sería cuesta arriba para la Administración Maduro llevar a cabo un incremento sustancial del salario mínimo para el sector público, así como para pensionados y jubilados, tomando en cuenta que dicha política se sostenga en el tiempo.

Sin una relajación amplia de las sanciones sobre la producción petrolera, el aumento del salario mínimo implicaría que el gobierno recurra a asistencia monetaria por parte del Banco Central, lo que podría introducir presiones al mercado cambiario y a los precios locales.

A partir de lo antes mencionado, desde Torino Economics se estima que el escenario más probable de aumento en el corto plazo ubique al salario mínimo local en un rango equivalente a USD 30 y USD 50.

No obstante, en un contexto de baja productividad, escasa credibilidad en la política económica, así como en la moneda local, se hará insostenible cualquier iniciativa de incremento de ingresos por la vía de decreto, y no de la recuperación gradual de la productividad y la estabilidad de los precios.

Evolución del PIB en 2023
Sobre el desarrollo del PIB durante 2023, las proyecciones de Torino Economics estiman un crecimiento de 4,4% en un contexto de inflación elevada y persistente que limitaría las posibilidades del consumo privado (que aporta 3/4 partes del PIB por el lado de la demanda) para sostener el crecimiento económico.

Asimismo, uno de los principales desafíos continúa siendo la restricción del crédito bancario: durante 2022 registró un monto de USD 733 millones que apenas representa poco más del 1% del PIB, aunque ello signifique un aumento de 125% respecto a 2021.

Vale destacar que el sector privado necesitaría un nivel de financiamiento no inferior a USD 5.000 millones.

Enfoque de Torino Economics
El impacto de las variaciones del tipo de cambio en los precios locales ha comprometido la capacidad del consume privado para continuar motorizando la recuperación de la actividad económica, debido a la erosión del poder adquisitivo.

Asimismo, la producción petrolera ha encontrado un techo alrededor de los 700.00 b/d, por lo que será clave el ritmo y alcance de la flexibilización de las sanciones impuestas a la producción petrolera venezolana por parte de EEUU, y a la capacidad del “factor Chevron” para generar una expansión de la producción petrolera, que estimamos para este 2023 pueda alcanzar los 850.000 b/d.

Por su parte, la estrategia implementada por el Banco Central para estabilizar la paridad cambiaria a través del uso intensivo de las reservas internacionales luce insostenible e ineficaz, toda vez que solo en el mes de enero de 2023, el VES se depreció cerca de 25%.

La implementación del Impuesto a las Grandes Transacciones Financieras, que busca estimular el uso de VES a través de la fijación de tramos de impuesto a las transacciones en USD, ha sido prematura toda vez que la dolarización de facto apenas tomaba forma y comenzaba a dinamizar la recuperación económica, concluye Torino Economics en su más reciente informe sobre el panorama económico de Venezuela.