Segundo vuelo de «Repatriados» desde Estados Unidos llega a Venezuela en acuerdo bilateral

0
315

El gobierno de Venezuela anunció el lunes la llegada de un segundo vuelo de migrantes procedentes de Estados Unidos, como parte de un acuerdo entre ambas naciones ante el creciente flujo de solicitantes de asilo. A pesar de que el término «repatriados» se utiliza en lugar de «deportados» por el gobierno venezolano, estos individuos fueron recibidos en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, al norte de Caracas, y sometidos a exámenes médicos y otros protocolos para confirmar su identidad.

Con información de LA Time

La semana anterior, un primer grupo de 127 personas fue recibido bajo este acuerdo bilateral. Tras completar los procedimientos necesarios a su llegada, se les permitirá disfrutar del libre tránsito al que tienen derecho, según declaraciones del Ministro de Relaciones Interiores, el almirante en jefe Remigio Ceballos, difundidas por la estatal Venezolana de Televisión.

El presidente Nicolás Maduro, en su programa semanal de radio y televisión, saludó el regreso de sus connacionales y denunció el presunto maltrato que sufren los migrantes en Estados Unidos. Maduro compartió el testimonio de un joven que regresó la semana anterior, quien afirmó haber estado detenido durante un año sin haber cometido ningún delito. El sueño americano, según Maduro, se convirtió en una tragedia para muchos.

Tanto el gobierno de Caracas como el de Washington han expresado que se esperan varios vuelos de deportación por semana como parte de esta iniciativa, la cual se desarrolla en virtud de una exención a las restricciones de viaje emitida por el Departamento de Transporte de Estados Unidos. Este cambio sitúa a Venezuela como uno de los principales destinos de deportación para las autoridades de inmigración estadounidenses.

El primer vuelo se realizó la semana pasada, justo un día después de que el gobierno venezolano y una fracción de la oposición política reanudaran las conversaciones, suspendidas un año atrás, con miras a establecer una hoja de ruta electoral que garantice la participación de ambas partes en las elecciones presidenciales de 2024.

Este acercamiento llevó al Departamento del Tesoro de Estados Unidos a anunciar el levantamiento temporal, por seis meses, de algunas sanciones relacionadas con los sectores de petróleo, gas y minas de oro de Venezuela. Este anuncio se produjo poco después de que la aeronave aterrizara en el aeropuerto de Maiquetía.

Maduro subrayó que, como parte del diálogo con la oposición, Estados Unidos ha cumplido su promesa al emitir una serie de licencias que marcan el inicio de un camino que, se espera, sea permanente y continuo, y que conduzca al levantamiento completo de las sanciones. El mandatario ha atribuido repetidamente la migración de venezolanos a las sanciones económicas.

Los críticos del gobierno, por su parte, han afirmado que la migración es una consecuencia de una larga crisis política, social y económica que atribuyen a la mala gestión de los gobiernos socialistas de Hugo Chávez (1999-2013) y de su sucesor y heredero político, Nicolás Maduro, quien fue elegido tras la muerte de Chávez. También han relacionado las dificultades económicas del país con la gestión de la empresa petrolera estatal después de dos décadas de declive en la producción de crudo, que constituye la principal fuente de divisas del país.

A pesar de tener las mayores reservas de petróleo del mundo, Venezuela ha experimentado una dramática disminución en su producción durante más de cinco años, lo que ha resultado en la escasez de combustibles y gas doméstico.

Estados Unidos ha luchado durante años para deportar a personas a países con los que mantiene relaciones complicadas. Venezuela rompió relaciones con Estados Unidos en 2019, alegando que ese país promovía planes para desestabilizar al gobierno y forzar su derrocamiento. En respuesta, Washington congeló todos los activos del gobierno venezolano en Estados Unidos y prohibió a los estadounidenses y sus socios internacionales hacer negocios con Caracas, presionando a Maduro para que abandonara el poder, alegando que fue electo en 2018 en unas elecciones fraudulentas.