¡SENTIRÁN MI IRA! Los venezolanos, no han aprendido nada…todavía (Aporrea)

@DolarToday / Aug 26, 2021 @ 7:00 am

¡SENTIRÁN MI IRA! Los venezolanos, no han aprendido nada…todavía (Aporrea)

Hace diez días que ando escribiendo artículos que jamás termino, y eso, para mí, no es nada normal, de hecho, es muy feo, es una indicación de que algo va mal, muy mal.

Normalmente, cuando empiezo algo, lo termino, es algo que aprendí desde una muy joven edad cuando empecé a vender mi arte a los 11 años (sí señor, muy joven) para poder comer algo que no fuera solamente arroz con pedacitos de pollo o carne molida y choclo (maíz), aprendí que para vender mis dibujos, mis esculturas, y mis cuadros artísticos, debía terminarlos, si no, nadie me los compraría y no podría comprarme mi pan de canilla. Nadie — o casi nadie — compra dibujos o cuadros que no estén terminados, además, en general, nadie compra cosas incompletas, como por ejemplo, nadie compra medio ventilador, o un tercio de una nevera, o tres cuartos de un carro, a menos que estas cosas sean destinadas por ejemplo, al reciclaje, y cosas así.

¿Verdad?

Es igual con mis canciones. Nadie (o poca gente) compraría media canción, por eso tengo la costumbre de terminarlas. Normalmente las escribo rápidamente aunque a veces me puedo demorar años en terminarlas, pero las termino, porque si no las termino, bueno, entonces ese ejercicio de creación se transformaría más bien en una infeliz pesadilla y una casi total pérdida de tiempo donde, además, terminaría arrepintiéndome de haberlas empezado en primero lugar, y eso es muy feo, arrepentirse de algo, así como ha sido el caso con mis artículos no terminados durante estos últimos 10 días.

Algo va mal, muy mal.

De todas maneras …

Algo parecido le pasó a Dios después de habernos creado y después de habernos puesto sobre la Tierra.

Él se arrepintió.

No sé si fue por falta de tiempo o atención de parte suya, pero Él mismo lo dijo, que nos creo incompletos y terriblemente defectuosos, o algo así (ver más abajo), y se arrepintió de habernos creado. Por eso decidió de tratar de matarnos a todos (con el Diluvio) para erradicarnos del planeta, para erradicar el mal (nosotros) del planeta, sin embargo, y desafortunadamente, algunos de nosotros — los defectuosos seres humanos — sobrevivimos, y miren cómo estamos hoy.

Me imagino que, así cómo yo siento que he perdido mi tiempo escribiendo artículos que jamás terminaré, Él también sintió que perdió su tiempo creándonos a nosotros, ¿verdad?

Ver: Génesis 6: 5, 6, 7

“Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Y se arrepintió Jehová de haber hecho al hombre en la tierra, y le pesó en su corazón. Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo, porque me arrepiento de haberlos hecho.”

Y entonces Dios nos envió el Diluvio.

Bueno …

Todos estos días he estado pensando sobre la posibilidad de que todas mis creaciones, en este caso en particular, mis artículos en Aporrea, fueron creados en vano, así como Dios creó a los seres humanos, en vano.

Así me he sentido últimamente (ver ejemplos más abajo).

Pero después pensé, hmmm, tal vez que no.

Pensé en los científicos como Galileo, Da Vinci, y Copérnico quienes fueron acusados — por los gobernantes bárbaros de la época — de todos tipos de cosas mientras vivían pero que hoy son básicamente considerados entre los más grandes e importantes visionarios y profetas de la historia del mundo occidental. Seguramente ellos también se sentían así, arrepentidos. Habían descubierto cosas, sabían cosas, y trataron de compartirlas con los demás, pero las sociedades de entonces estaban demasiadas atrasadas para aceptar esos nuevos conceptos, conceptos que finalmente demoraron hasta 500 años en ser desarrollados debido a la ignorancia y al barbarismo generalizado de la humanidad occidental de aquel entonces.

Igual ocurrió con Jesucristo.

Aun después de 2000 años, nosotros, los descendientes de los seres humanos defectuosos creados por Dios que quedaron vivos después del Diluvio, no hemos aprendido nada.

¿Y Chávez?

Bueno, igual.

Mientras él vivía, parecía que nosotros los venezolanos y las venezolanas aprendíamos algo, no todos, pero muchos, pero el día que él murió (lo mataron en mi estimación), nos olvidamos todo y empezamos a retroceder en el tiempo, o sea, desde el principio, no aprendimos nada, porque si hubiéramos realmente aprendido algo, hoy estaríamos avanzando, no reculando.

Esto me hace pensar en los profesionales venezolanos que he conocido, entre los cuales las inmensa mayoría solo sacaron su diploma universitario por el valor del papel, y no por el conocimiento, no querían aprender nada, no, solo querían obtener el papel con el único fin de usarlo como escalón para acceder al dinero y/o al poder, nada más. Aquí en Venezuela, en general (aunque hayan excepciones), el interés en el dinero y el poder sobrepasa por mucho el interés en el conocimiento. Así no se avanza, jamás, por eso Venezuela está cómo está, digo yo.

¿Verdad?

Bueno, volviendo al tema, esas sociedades de entonces, en vez de querer conocer la verdad sobre el universo con el fin de que ese conocimiento (y el avance genético cumulativo creado por la absorción de ese conocimiento adicional) les traiga luz a sus vidas, y en vez de esperar que ese saber les abriera las puertas a un futuro mejor para todos, para sus hijos y para toda la humanidad, preferían más bien fijarse en la satisfacción personal inmediata, en cosas como el entretenimiento popular, como por ejemplo los combates y las torturas mortales de los gladiadores, o quemar a las mujeres en vivo en las plazas públicas acusándolas de ser brujas, o torturar hasta la muerte a quienes no creían en el Dios creador, y cosas así, eran sociedades retrogradas, de las cuales Dios tanto se arrepintió.

Y seguimos así.

(Ultimate Fighting, el boxeo, la “acción” en las películas, Miss Venezuela, drogarse, el consumo descerebrado, el dinero, la prosperidad, aparentar, etc.)

Hoy aquí en Venezuela, así como ocurría en los tiempos de Galileo, Da Vinci y Copérnico, pareciera que el actual Estado venezolano y sus colaboradores y muchos de sus seguidores prefieren — por ejemplo — encarcelar y torturar (aun hasta la muerte) a quienes piensan diferente a ellos en vez de aprender algo, son como esos seres humanos defectuosos de los cuales Dios se habría tanto quejado y arrepentido de haber creado, seres humanos defectuosos disfrutando comunalmente del perverso espectáculo de la persecución pública de otros seres humanos mientras ellos orinan contra el viento, o sea …

Básicamente, en 500 años, Venezuela no ha avanzado en nada.

Por ejemplo:

1- A tres de mis vecinos les he prestado mi soldadora eléctrica — la cual me costó mucho dinero — para descubrir después que uno de ellos me la quemó. Les he preguntado a cada uno, ¿y qué pasó?, pero todos me dicen que no fueron ellos. Para ellos, nadie me quemó mi soldadora, se quemó solita (lo cual es imposible). Esconden, niegan, mienten, y hablan en secreto entre ellos, casi que negocian en secreto entre ellos con el fin de tapar la verdad y de aprovechar de la situación entre ellos y a espalda y a costilla mía, y lo hacen intencionalmente.

¿Qué es eso?

La cosa es que todos ellos son adultos de 40, 50, y 60 años de edad, pero se comportan como típicos jóvenes adolescentes de 13 años echándole siempre la culpa a los demás, llorando que no fui yo, y esquivando toda responsabilidad sin enfrentar la realidad cara a cara. Cada uno de ellos, en sus 40, o 50, o 60 años de vida, no han aprendido nada.

Nada.

El mal es lo que manda en sus vidas, porque si fuera la bondad, hubieran dicho, “Mire señor, se me quemó su soldadora mientras la usaba, ¿en qué le puedo ayudar para repararla?”

¿Verdad?

Pero, no.

En vez, recurren al mismo maldito comportamiento del cual Dios tanto se arrepintió después de habernos creado.

2- Otro vecino, un abuelo, me pidió dinero para comprarle una comida a un bebé recién nacido y me prometió que a cambio me sacaría mi basura ya que debido a mi enfermedad (la enfermedad de los vampiros) no puedo salir a la luz del día para ir a botarla al basurero yo mismo (no dejan botarla de noche).

Eso fue hace 10 días, y aunque lo veo a ese vecino todos los días, mi basura todavía está esperando pacientemente allí a lado de mi puerta para ir a gozar de la compañía de las otras bolsas de basura en el basurero que se encuentra a solo una cuadra de distancia.

Ese es el mismo vecino que me robó mis tuberías de agua de mi taller.

Es el mismo vecino que pasó nueve años en cárcel por haberle disparado a un tipo en la cara matándolo.

Es el mismo vecino a quien le pasé un billete de $20 para que me lo cambiara porque él me había dicho (me mintió para robarme) que conocía a alguien que tenía cambio (yo necesitaba cambio). Hasta hoy en día no he visto ese cambio que me prometió, ni tampoco mi billete de $20. Eso fue hace más de dos años, y sigo esperando mis $20. Pero el problema es que yo no puedo dispararle en la cara y matarlo, porque no soy malo como él (ni tampoco tengo una pistola), y él lo sabe, entonces él se aprovecha, él abusa, comete el mal cada vez que pueda hacerlo, y lo hace porque puede, además de hacerlo sin absolutamente ningún reconcomio.

Es increíble.

El mal lo tiene agarrado por el alma, para no decir por otra cosa, y no lo suelta.

No ha aprendido nada en casi 70 años de vida.

3- Leo en las noticias aquí en Aporrea …

Sobre el hecho de que alrededor de uno de cada tres venezolanos y venezolanas que entran a México, después de haberse expirado sus visas, no salen del país así como deberían hacerlo por ley, o sea, mienten y esquivan la ley, y eso es muy feo. En otras palabras, 1 de cada 3 venezolanos y venezolanas que salen de Venezuela y se van a otros países, en este caso México, cometen delitos (maldades) de manera totalmente descarada en otros países donde esas cosas son delitos punibles por cárcel.

No han aprendido nada.

4- Leo también que — aparentemente — el actual Estado venezolano, a través de PDVSA, ha estado cometiendo fraudes financieros usando a clientes de buena fe de otros países como fachadas para cometer esos tremendos delitos intencionalmente (fraude financiero), delitos que son punibles por cárcel en casi cualquier otra parte del mundo.

¿Qué tipo de Estado comete — intencionalmente — fraude?

¿En qué estaba pensando Dios cuando creó a los venezolanos y las venezolanas?

No hemos aprendido nada.

5- Veo también que hay un montón de economistas y expertos y analistas venezolanos aquí en Aporrea que apoyan al actual Estado venezolano que — en mi opinión personal — no saben casi nada sobre lo que hablan, son como esos tantos profesionales venezolanos que he conocido que solo sacaron sus títulos universitarios por el valor del papel, por el dinero, por la fama, por el poder, porque sí. Inventan, manipulan, y tergiversan la realidad, e igualmente, parecieran intencionalmente evitar de decir la verdad sobre lo que realmente ocurrirá con la venidera reconversión monetaria del 1 de octubre del 2021 (ver lo que sigue).

LA RECONVERSIÓN MONETARIA

En mi estimación, como investigador de fraude corporativo (mayoritariamente relacionado al fraude financiero), esta venidera reconversión monetaria será un desastre para las mayorías, y una bendición para una muy pequeña minoría conectada, es inevitable (ver los detalles más abajo).

De acuerdo con lo que he podido descifrar sobre la venidera reconversión monetaria, a partir del 1 de octubre del 2021, los ricos se pondrán aun más ricos mientras los pobres de pondrán aun más pobres, igual como ha estado ocurriendo desde el 2014 cada vez que el Estado venezolano ha implementado nuevas medidas económicas, empezando con esa catastrófica ley del 30% máximo de ganancia, la cual hizo nacer este pervertido mecanismo exclusivo donde los ricos y conectados se enriquecen, sin controles, e impunemente, más y más cada día, pero siempre a expensas de los pobres.

Venezuela es hoy uno de los pocos países (o regiones) del mundo donde esto ocurre de manera tan gigantesca y descarada. Normalmente debería ser todo lo contrario, debería ser que los pobres se enriquecen (o se ponen menos pobres) a expensas de los ricos.

¿Verdad?

Pero, no, aquí en Venezuela, eso es todo lo contrario, aquí en Venezuela el mismo Estado permite que el rico se ponga más rico abusando impunemente del pobre, quitándole todo lo que tenga hasta que al pobre no le quede nada más que quitarle.

Es una manera lenta y cruel de matar a los pobres, de reducir la población, para darles más espacio a los ricos.

¿No creen?

Es un fenómeno absolutamente increíble, insensato, y es algo que jamás he visto en mi vida en los 34 países que he conocido.

Ver (ley del 30%): https://www.aporrea.org/economia/a266932.html

Bueno …

Es inevitable.

Con la venidera reconversión monetaria, otra vez los ricos se pondrán más ricos gracias al Estado venezolano mientras los pobres se pondrán más pobres, porque simplemente, en este caso, — y entre otras consecuencias nefastas para las mayorías — lo que ocurrirá durante la venidera reconversión monetaria es que los bancos privados, los bancos del Estado, el Banco Central de Venezuela (el BCV), y el mismo Estado venezolano y sus cómplices, particularmente a través de los mecanismos financieros que el Estado controla y maneja secretamente, como la plataforma Patria por ejemplo, se ganarán fortunas en base al hecho de que tendrán que redondear las cifras en su contabilidad, pero lo harán, como siempre, y en mi opinión, a su favor, y no a favor de nosotros las mayorías (los clientes pendejos que somos).

NOTA IMPORTANTE: Nada impide que exista la posibilidad de que podrían redondear las cifras a nuestro favor, pero dudo muchísimo que lo hagan, entonces, por eso solo considero el caso donde redondearían las cifras a favor de ellos.

Por ejemplo, si el 30 de septiembre usted tiene en su cuenta bancaria digamos 120.444.444,44 Bs. (aproximadamente $30), el día siguiente usted tendrá 120.44 Bs., lo cual igualmente equivaldría a alrededor de $30, pero usted perderá una parte de su dinero, o sea, desaparecerá de su cuenta bancaria, 4.444,44 Bs., o sea, alguien les habría quitado 4.444,44 Bs.

¿Dónde irán esos 4.444,44 Bs. (aproximadamente 1/1000 de $1) que usted tenía el día anterior y que ahora no tiene?

En la contabilidad (cuando esta es practicada como debe ser), el dinero no desaparece solo, de hecho, jamás desaparece, o sea, si desaparece de un lado, tiene que aparecerse en algún otro lado, si se pierde de un lado, tiene que ganarse de otro lado, así funciona la contabilidad, a menos que quienes administren la contabilidad decidan o negocien entre ellos de crear una o varias cuentas contables o mecanismos para absorber o eliminar dentro de la contabilidad el monto de 4.444,44 Bs. que sobraría (que después de la reconversión no tiene donde irse en los libros contable).

De ser honestos (lo cual dudo enormemente), crearían cuentas contables legítimas para “lanzar a la basura” esos 4.444,44 Bs. que sobrarían, eliminando esos 4.444,44 Bs. por siempre de la contabilidad, o sea, llevando la cifra de 4.444,44 a cero instantáneamente (existen mecanismos contables legítimos para hacer eso), sin embargo …

¿Por qué lanzar esos 4.444,44 Bs. a la basura cuando uno podría secretamente (negociando secretamente entre ellos), crear una deuda ficticia (o inventada para ese propósito) equivalente de 4.444,44 Bs., donde esa deuda tendría que ser honrada (pagada a alguien), llevando la cifra de 4.444,44 Bs. a cero de todas maneras?

¿Por qué malgastar esta oportunidad?

¿Verdad?

¿Dejarán pasar esta oportunidad de oro para hacerse millonarios?

Lo dudo.

Sin embargo, para que todo salga bien (para ellos), para poder acumular entre ellos ese dinero que sobra y que desaparecerá de nuestras propias cuentas bancarias durante la reconversión, necesitarían, entre otras cosas, asegurarse de una colaboración y sincronización íntima entre el Estado, la banca pública, la banca privada, el BCV, y los agentes cambiarios (donde muchos de los políticos estarían probablemente involucrados), para que esta inmensa estafa se lleve a cabo exitosamente, pero secretamente.

Digo, estafa, porque aunque a veces se pueda llevar a cabo este tipo de esquema financiero deshonesto (e ilegal en muchas partes del mundo) de manera legítima, sigue siendo una estafa (ver la definición más abajo) ya que le quitan dinero al cliente sin que el cliente tenga otra opción razonable (u oportuna) para evitar perder su dinero de esa manera, o sea, es una especie de venta forzada (estafa), un engaño que además sería fácilmente aplicado a gran escala aquí en Venezuela ya que:

1) el Estado es quien lo impone,

2) los detalles de la implementación no son claros (facilitando la estafa), y

3) las pérdidas personales de cada cliente serían tan pequeñas, que el cliente, aun sabiendo que le estarían quitando su dinero indebidamente, diría algo al estilo de:

“Bueno, déjenlo así entonces, qué se va a hacer.”

… en vez de decir, como yo diría:

“CDMs, devuélvanme mi maldito dinero, ¡ya!”

Y ellos lo saben, perfectamente, ellos conocen la mentalidad venezolana sin Chávez, esa mentalidad colonial de subyugación casi completa a las clases dominantes, el Estado lo sabe, los banqueros lo saben, y los políticos y sus agentes y operadores lo saben, entonces, se aprovechan.

Así lo veo.

Por eso ellos son ricos y nosotros pobres.

Por eso negocian en secreto.

¿No creen?

Ven, esa pérdida de 1/1000 de $1 no parece ser mucho dinero, y no lo es individualmente, pero cuando se multiplica por digamos 30 millones de cuentas bancarias donde todos pierden 1/1000 de $1 al redondear de la cifras durante la reconversión, eso representaría $30.000 (el precio de un carro nuevo digamos), lo cual tampoco pareciera ser mucho dinero …

Pero …

Cualquier investigador de fraude podría confirmarles que el tipo de personas que organizan este tipo de cosas (estafas o cosas parecidas), son normalmente personas extremadamente codiciosas que no tienen límites en términos del daño que podrían causarle a otros.

Son personas que jamás quedarían satisfechas recolectando solamente 1/1000 de $1 de ganancias acumuladas “extras” para ellos, cuando podrían ganarse mucho más en base a negociaciones y acuerdos secretos entre las partes.

De poder hacerlo, lo hacen.

Son personas que encontrarían la manera de maximizar esta oportunidad para generar impunemente — para ellos (no para nosotros) — millones de dólares en ganancias fáciles (en vez de solo miles de dólares por ejemplo), pero siempre en secreto … hipócritamente usando cualquier fachada que sea … como acuerdos de paz, memorandos de entendimiento, acuerdos de reconciliación y convivencia, etc. … sin hacer nada más que utilizar estas fachadas para negociar entre ellos mismos en secreto … pero de antemano … la repartición y la sincronizar la estafa.

(Ver por qué digo, “de antemano,” más abajo.)

A veces pueden hacerlo (de ganarse millones de dólares en ganancias fáciles) de manera más o menos pública y legítimamente, pero siempre deshonesta, como lo hicieron por ejemplo con la introducción del Petro en marzo del 2018 y su preventa (ver link abajo), pero otras veces deben hacerlo en secreto, calladitos, como por ejemplo lo hicieron con la transición del Petro de una plataforma e intencionalidad declarada de valor fijo ($60) a una variedad de esquemas especulativos donde aun el mismo Estado, a través de su plataforma Patria, participa de manera calladita pero directa en la compra y venta especulativa (estafa) del Petro, donde además cobran a sus clientes los correspondientes “cargos administrativos” de manera arbitraria y con toda impunidad y falta de debidos controles, donde hay personas sumamente deshonestas y corruptas que en mi estimación se estarían convirtiendo en multimillonarios a expensas de nosotros los pendejos pobres que creíamos que el Petro iba a mantener su valor fijo así como nos lo hicieron creer el Estado venezolano y sus cómplices en el 2018 (incitando a que ahorremos en Petros), incluso el actual jefe de Estado, quien también dijo (mintió) que iban a fijar el valor del salario mínimo y de las pensiones al valor del Petro, lo cual finalmente fue otra estafa, sí, otra estafa, una estafa que en mi estimación forma parte integral de la gran estafa donde han desaparecido (aquí en Venezuela), en mi estimación, más o menos $300 al mes por persona pensionada y asalariada durante los últimos 5 a 7 años … pero esa es otra historia, muy compleja, muy larga, y muy peligrosa.

Ver (preventa del Petro): https://www.aporrea.org/tecno/n322057.html

Bueno, antes de seguir …

Y para que las cosas sean las más claras posibles …

Cuando hablo de estafa, no es una acusación, ni es un insulto, es un hecho que a menudo es considerado delictivo y que significa, literalmente, en el lenguaje jurídico (de España por ejemplo):

“Cometen estafa los que, con ánimo de lucro, utilizaren engaño bastante para producir error en otro, induciéndolo a realizar un acto de disposición en perjuicio propio o ajeno.”

“a) Los que, con ánimo de lucro y valiéndose de alguna manipulación informática o artificio semejante, consigan una transferencia no consentida de cualquier activo patrimonial en perjuicio de otro.”

“b) Los que fabricaren, introdujeren, poseyeren o facilitaren programas informáticos específicamente destinados a la comisión de las estafas previstas en este artículo.”

“c) Los que utilizando tarjetas de crédito o débito, o cheques de viaje, o los datos obrantes en cualquiera de ellos, realicen operaciones de cualquier clase en perjuicio de su titular o de un tercero.”

Ver: https://www.conceptosjuridicos.com/estafa/

Bueno …

A partir de este fenómeno de la reconversión monetaria, particularmente con relación a su contaduría, ellos pueden muy fácilmente — con la complicidad del Estado y negociando secretamente de antemano — montar un sinnúmero de esquemas que serían normalmente considerados fraudulentos, o por mínimo, serían acciones clasificadas como delitos bajo las leyes “anti-trust,”como por ejemplo las leyes “anti-trust”que han sido desarrolladas e implementadas en Canadá y EEUU desde hace unos 120 años con el fin de básicamente proteger a la población de los abusos financieros perpetrados secretamente y en colusión por las clases dominantes (incluso las clases políticas) y sus organizaciones (incluso los mismos gobiernos) en contra de la población.

Entre otras cosas, bien organizados, y sin que nosotros nos demos cuenta de lo que verdaderamente ellos estarían haciendo (eso es fácil ya que no hemos aprendido nada en 500 años), podrían aplicar la reconversión monetaria y sus correspondientes cargos administrativos a cada elemento contable separadamente, o selectivamente, o diariamente sobre un periodo determinado por ejemplo, uno por uno, o sea, podrían por ejemplo aplicar la reconversión monetaria y sus correspondientes cargos administrativos a cada transacción y no solamente al monto (saldo) bancario del cliente.

De esta manera podrían multiplicar sus ganancias de manera exagerada y así quitarnos millones de dólares calladitamente sin causar demasiada conmoción social (estaríamos demasiado ocupados comiendo los huesos y las migas que nos lanzan al suelo, ah, sí, gracias jefe, gracias por la comida, muy agradecido, ¿qué se va a hacer de todas maneras?).

Por ejemplo, digamos que existen 30.000.000 de cuentas bancarias activas aquí en Venezuela, bueno, podrían muy fácilmente “quitarnos” $1 a cada cuenta, para un total de $30.000.000 (mucho dinero) en ganancias fáciles que ellos mismos se meterían en sus propios bolsillos, sacándolo de los nuestros.

Sí señor.

Así es.

Esa es la idea.

Creo que eso es precisamente lo que estarían negociando en secreto en México actualmente. No por casualidad, estas negociaciones secretas están ocurriendo antes de la venidera reconversión monetaria, y no después (ver la conclusión).

CONCLUSIÓN

Pareciera que nadie se ha dado cuenta que todas las negociaciones (anunciadas) que se han llevado a cabo secretamente hasta ahora entre el Estado venezolano y un montón de personajes de las clases dominantes de nuestro país:

- 2017-18 en República Dominicana,

- 2019 en Noruega,

- y ahora 2021 en México,

… han ocurrido justo antes de la implementación de nuevas medidas económicas impulsadas por el Estado venezolano, por ejemplo:

- la creación del Petro (2018),

- la reconversión monetaria (2018),

- la sincronización de la tasa cambiaria del BCV con la tasa paralela (2019), y ahora,

- la reconversión monetaria de octubre del 2021.

(Deben haber otras coincidencias, pero no he tenido el tiempo para averiguarlas.)

Además — y no sorprendentemente —, pareciera que la misma cosa ocurre cada vez, que a partir del momento en que las nuevas medidas económicas son activadas, las negociaciones son olvidadas, desaparecen, y el mundo sigue su rumbo como si nada hubiera pasado.

Nadie, ni esos economistas, expertos, y analistas escritores en Aporrea que apoyan al actual Estado venezolano, pareciera preguntarse:

¿Y qué pasó con esas negociaciones finalmente?

¿Cuáles han sido los beneficios para las mayorías?

¿Cuándo se implementarán esos acuerdos (¿cuáles acuerdos?)?

Si no me equivoco, las únicas cosas que parecen haber surgido de esas negociaciones secretas han sido memorandos de entendimiento, y cosas así, cosas vagas, cosas imprecisas, cosas esotéricas sin detalles, sin conclusiones, y sin sustancia alguna.

Fachadas.

¿Verdad?

¿O será que estoy alucinando?

Bueno, veremos lo que ocurrirá en octubre.

En octubre, revisen sus cuentas bancarias para ver cuanto dinero los bancos les habrían quitado debido al redondeo de las cifras, y revisen también para ver qué cargos administrativos adicionales les habrían cobrado, tal vez un incremento en los cargos administrativos, o tal vez agregarían nuevos cargos administrativos, algo así harán, eso es seguro, y multipliquen eso (sus pérdidas) por 30.000.000 de cunetas bancarias.

Eso les dará en octubre una idea del tamaño de la estafa (si ese fuera el caso por supuesto).

Sí señor.

Así lo veo.

En octubre, particularmente si el periodo de reconversión es extendido, notarán también que la tasa cambiaria aumentará repentinamente y muy rápidamente durante ese periodo, posiblemente entre el 1 y el 31 de octubre, donde, en mi estimación preliminar, el bolívar podría perder 66% de su valor, o más.

Por ejemplo, si el 1 de octubre la tasa cambiaria es de 5 Bs./$, entonces el 31 de octubre la tasa cambiaria será posiblemente de alrededor de 8 Bs./$, o tal vez más, es difícil proyectarlo, pero será algo parecido, digo yo.

Esto creará mucha más pobreza generalizada, más protestas, más represión y persecución por parte del Estado venezolano, y aumentara de manera considerable la voluntad y la necesidad de emigrar hacia los países donde no se permite que las clases dominantes abusen de manera tan perversa e impune de su propia población así como ocurre aquí en este país.

Por eso los ricos aquí en Venezuela son más ricos hoy que nunca (en tiempos recientes), particularmente desde el 2014 (con la ley del 30%) cuando el jefe de Estado les abrió las puertas invitándolos el ellos (no a nosotros) al exclusivo banquete de la gran prosperidad sin alma y sin conciencia, en nombre de la paz (la paz para los ricos únicamente, no para nosotros).

Por eso negocian en secreto.

Se los digo, así lo veo, y así creo que es.

Aunque nosotros los pendejos no podemos hacer nada al respecto, ciertamente Dios debe conocer exactamente cuales son las maldades que estarían planificando a nuestras espaldas esos seres humanos defectuosos que Él mismo creo.

Él debe saber exactamente lo que estarían negociando en secreto.

¿Verdad?

De todas maneras, creo que todos lo sabemos, que si estuvieran negociando cosas buenas para nosotros, no lo estarían haciendo en secreto, ¿verdad?

Bueno …

Dios debe estar dándose patadas en la cara, diciéndose:

“Esos malditos humanos no han aprendido absolutamente nada, especialmente en Venezuela.”

“Tendré que hacer algo al respecto, pero esperaré hasta después del 1 de octubre cuando verán a qué me refiero. Tal vez entonces se darán cuenta de cuan de malos son.”

“Sentirán mi ira.”

Por: Oscar Heck

Oscar Heck1

oscar@oscarheck.com

 

Fuente: Aporrea

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*