Simbolismo en torno a Hugo Chávez marca las fechas de las elecciones en Venezuela

0
162

Las elecciones presidenciales en Venezuela están rodeadas de simbolismo y están estrechamente relacionadas con la figura del fallecido expresidente Hugo Chávez, según expertos que consideran que esto no es una coincidencia fortuita.

Dos de las fechas que marcan las elecciones presidenciales en Venezuela están cargadas de simbolismo y giran en torno a la figura del ex presidente Hugo Chávez, lo que expertos consideran una «manipulación» de los símbolos del chavismo.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) convocó las elecciones presidenciales para el 28 de julio, día del natalicio de Chávez, en el 11º aniversario de su muerte el 5 de marzo. Esta elección ha sido programada en una fecha específica con una intención maliciosa, no solo por su simbolismo, sino también debido a los cortos plazos para llevar a cabo los diversos procesos electorales.

Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), afirma que esta fecha ha sido cuidadosamente seleccionada para convertir las elecciones en un enfrentamiento entre Chávez y la oposición, representada por Maduro. Esto implica exigir a aquellos que en algún momento apoyaron a Chávez que decidan si todavía lo apoyan o no.

A pesar de las múltiples crisis y la deriva autoritaria del proyecto de Chávez, un sector de la población todavía muestra lealtad hacia él, aunque no necesariamente hacia Maduro. Según una encuesta reciente de la consultora Poder y Estrategia, un 32 % de los encuestados se identifica con la oposición, un 25 % está en desacuerdo tanto con el gobierno como con la oposición, un 8 % se identifica como chavista y apoya a Maduro, mientras que un 6 % se declara chavista pero no apoya a Maduro.

Según Ricardo Ríos, analista de entorno y presidente de la consultora Poder y Estrategia, el simbolismo utilizado en estas elecciones puede atraer a parte de aquellos que se dicen chavistas pero no apoyan a Maduro, aunque no se espera que esto genere un aumento significativo en los votos. Ríos sostiene que el chavismo tiene una identidad política y que, a pesar de la discusión sobre si Maduro ha acabado con el legado de Chávez, están tratando de aprovechar las glorias del chavismo, que fue muy popular durante muchos años.

El uso manipulador de los símbolos por parte del partido de gobierno y del CNE es evidente y diluye la línea entre el Estado, el gobierno y el partido, lo que es uno de los mayores problemas del país, según Ríos.

Félix Seijas, director de la encuestadora Delphos, opina que el intento de alejarse de los símbolos de Chávez y reemplazarlos gradualmente por el liderazgo actual no ha funcionado, por lo que ahora están recurriendo nuevamente a ellos en medio del proceso electoral.

La próxima semana, el partido de gobierno espera nombrar a su candidato, probablemente Maduro, por consenso. Diosdado Cabello, primer vicepresidente del PSUV, afirmó esta semana que el pueblo está consciente del esfuerzo titánico que Nicolás Maduro ha realizado como presidente de la República.

Maduro, que lleva 11 años en el poder, ha estado participando en actos masivos en al menos 7 estados del país en el último mes. Esta semana, presentó un amplio programa social llamado «Hugo Chávez», con la frase «la esperanza está en la calle» y la imagen destacada de Chávez en la escena. El programa busca proteger a la comunidad y al pueblo, promoviendo la igualdad y la justicia social.

José Vicente Carrasquero, consultor en Opinión Pública y Campañas Electorales en América Latina, afirma que el gobierno no cuenta con el respaldo total del chavismo. El Partido Comunista de Venezuela (PCV) se separó de la coalición liderada por el PSUV en 2020 debido a su desacuerdo con las políticas económicas del gobierno. Otros partidos de izquierda que eran considerados aliados del chavismo también han sido intervenidos.

Según una encuesta reciente de la encuestadora Datincorp, el 21 % de los encuestados no siente ninguna emoción cuando se menciona a Chávez, mientras que un 17,75 % siente alegría. En cuanto a Maduro, un 23 % dice sentir rabia, un 20,68 % no siente ninguna emoción y un 7,59 % siente alegría.

En resumen, las elecciones presidenciales en Venezuela están fuertemente influenciadas por el simbolismo relacionado con Hugo Chávez. La elección de fechas significativas y el uso de los símbolos del chavismo son considerados una manipulación por parte del gobierno. A pesar de las divisiones dentro del chavismo, el partido de gobierno busca mantener el legado de Chávez y atraer votantes utilizando su imagen y mensajes relacionados con su programa social.