Simón Calzadilla sobre el referendo: «Las preguntas 3 y 5 son una insensatez»

0
256

Simón Calzadilla, secretario general nacional del Movimiento por Venezuela, ha expresado su desacuerdo con las preguntas 3 y 5 del referendo que se llevará a cabo el 3 de diciembre sobre El Esequibo, calificándolas como una «insensatez». Calzadilla ha realizado un análisis del Acuerdo de Ginebra de 1966, en el cual se logró la anulación del Laudo de París a favor de Venezuela, y ha destacado la importancia de este acuerdo.

En relación a la pregunta 3, Calzadilla considera que responder «Sí» es contrario a los intereses del país, ya que el gobierno de Maduro designó a sus representantes en el juicio de la Corte Internacional de Justicia (CIJ). En cambio, sugiere contratar a juristas venezolanos y extranjeros para reforzar el reconocimiento del Acuerdo de Ginebra.

En cuanto a la pregunta 5, Calzadilla también está en desacuerdo y la califica como una «barbaridad», ya que implicaría convertir la zona en reclamación en un estado más del país. Según él, esto sería una provocación y solo sería posible si Venezuela gana el caso en la CIJ.

Por otro lado, Calzadilla está a favor de las preguntas 1, 2 y 4, aunque considera que no era necesario someterlas a referendo, ya que son realidades que deben reafirmarse. Sin embargo, teme que la frase «…por todos los medios conforme a Derecho…» pueda ser utilizada por Maduro con otros fines.

Calzadilla enfatiza que la mayoría del pueblo venezolano no está de acuerdo con las preguntas 3 y 5 y considera importante votar y expresar una posición frente a un régimen autoritario.

En resumen, Calzadilla destaca la importancia del Acuerdo de Ginebra de 1966, que anuló el Laudo de París de 1899, y señala que el procedimiento para resolver la controversia sobre El Esequibo debe seguir los medios pacíficos establecidos en el Acuerdo y en la Carta de las Naciones Unidas. En 2018, la ONU solicitó a la CIJ que se aboque a resolver la controversia por la vía judicial, de acuerdo con lo establecido en el Acuerdo de Ginebra y el Artículo 33.