La película «Sonido de Libertad» ha llegado a los cines de Venezuela

0
516

La película «Sonido de Libertad» se ha estrenado en Venezuela después de su éxito en Estados Unidos y de estar rodeada de polémicas relacionadas con teorías conspirativas de QAnon, un movimiento de derecha que ha difundido afirmaciones falsas, como la existencia de élites vinculadas al tráfico de niños y un grupo de adoradores de Satanás que se oponen al expresidente Donald Trump.

Con información de El Nacional

Más allá de las controversias, «Sonido de Libertad» es una película regular dirigida por el mexicano Alejandro Valverde. Protagonizada por Jim Caviezel, conocido por su papel de Jesucristo en «La Pasión de Cristo», la película cuenta la historia real de Tim Ballard, un agente del Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos que lucha contra el tráfico de menores y la pornografía infantil.

Ballard siente que su trabajo no es suficiente para desmantelar la red millonaria que explota a los niños, por lo que decide ir más allá. Tras ganarse la confianza de un pedófilo con muchos contactos, logra encontrar a una víctima, Miguel, quien fue secuestrado en Honduras junto a su hermana Rocío. Miguel le cuenta a Ballard que la última vez que vio a su hermana fue en Colombia, donde fueron separados por la mafia. Ballard emprende una peligrosa misión para rescatar a Rocío, poniéndose en contacto con criminales colombianos ya que las autoridades oficiales, especialmente las de Estados Unidos, no ofrecen resultados.

A lo largo de la película, no hay referencias directas a teorías conspirativas, pero se percibe un subtexto que sugiere la falta de interés de los gobiernos en combatir el tráfico de niños. Por eso, Ballard decide tomar medidas drásticas y arriesgar su vida para rescatar a los niños.

A pesar de las expectativas generadas, «Sonido de Libertad» es una película de acción convencional que destaca por abordar el tema del tráfico de niños. No es una película memorable ni revolucionaria, pero detrás de ella hay una estrategia publicitaria basada en la indiferencia hacia el tema, como se evidencia en los créditos finales, cuando Caviezel explica las dificultades de la producción y pide al público difundir el mensaje. Al final, se proporciona un código QR para que las personas sin recursos puedan adquirir una entrada para la película. «Los hijos de Dios no están en venta», subraya Caviezel, una frase que se repite en la película.

No es la primera vez que se aborda la explotación de menores en el cine. Ejemplos famosos incluyen «Búsqueda Implacable», que narra cómo un agente retirado de la CIA rescata a su hija secuestrada por una banda de trata de personas, y «Taxi Driver», que mostró la prostitución infantil hace casi 50 años con el memorable personaje interpretado por Jodie Foster.

La película ha enfrentado obstáculos en su distribución, como la falta de interés de Disney, Netflix y Amazon. Según el productor Eduardo Verástegui, Disney adquirió los derechos de reproducción de Fox, pero luego perdió interés en la película. Después de una disputa intensa, Angel Studios accedió a distribuir la película en 2023. Esta compañía utiliza el crowdfunding para financiar sus producciones originales y es conocida por la exitosa serie «The Chosen», disponible de forma gratuita en su página web.

La controversia en torno a la película se debe principalmente a las posturas de Caviezel y Ballard, quienes han respaldado las teorías de QAnon. Además, el expresidente Trump manifestó su apoyo a la película al organizar una proyección en su club privado en Nueva Jersey. Sin embargo, el director Alejandro Monteverde ha negado cualquier relación entre la película y QAnon, lamentando que se haya politizado.

A pesar de las controversias, «Sonido de Libertad» ha logrado un gran éxito en taquilla, recaudando casi 200 millones de dólares con un presupuesto de 14 millones. El director Monteverde considera que la película ha sido víctima de la «guerra cultural» en Estados Unidos y lamenta que haya dependido de la controversia. Para él, lo importante era dejar que la película hablara por sí misma y generara un diálogo sobre el tráfico infantil