“Sonido de libertad” y la polémica que rodea al reciente éxito de la pantalla grande

0
340

La película «Sonido de Libertad» ha llamado la atención en Estados Unidos desde su lanzamiento a principios de julio. La cinta narra las hazañas de Tim Ballard, ex agente del Departamento de Seguridad Nacional, en su lucha contra el tráfico de niños. A pesar de su éxito en la taquilla doméstica y la aclamación de ciertos sectores del público, ha enfrentado críticas y controversias en varios frentes.

Una de las polémicas más recientes ha surgido con el arresto de Fabian Marta, uno de los más de 6.600 individuos que financiaron la campaña de marketing de la película, quien fue acusado de secuestro infantil. Esta situación ha causado revuelo, ya que resulta irónico que alguien involucrado en una producción que condena el tráfico de niños esté implicado en un delito relacionado.

En respuesta a este incidente, Neal Harmon, CEO de Angel Studios, la productora detrás de la película, defendió el proceso legal que permite a las personas invertir públicamente en largometrajes. Sin embargo, también expresó la esperanza de que todos los culpables enfrenten la justicia sin importar quienes sean.

Además de las acusaciones a uno de los financiadores, la película ha sido criticada por supuestamente distorsionar la realidad sobre la explotación infantil y por tener vínculos con teorías conspirativas de QAnon. Aunque la película no representa directamente las fantasías conspirativas de este grupo, ha sido promovida en foros de QAnon, según informó The Washington Post en julio pasado. La percepción de estos vínculos se ha fortalecido debido a que tanto Tim Ballard como el actor principal, Jim Caviezel, han expresado apoyo a algunas de las afirmaciones más extremas de QAnon.

Jared Geesey, vicepresidente senior de distribución global de Angel Studios, abordó esta controversia posteriormente y afirmó que aquellos que sugieren que «Sonido de Libertad» promueve teorías conspirativas no han visto la película. Geesey también resaltó el mensaje de libertad crucial en la trama y cómo resonó con su lanzamiento en el Día de la Independencia.

La película se ha convertido en una propuesta polarizante, generando reacciones tanto positivas como negativas. Mientras algunos la ven como una poderosa representación de la lucha contra el tráfico de niños, otros la critican por su supuesta distorsión de la realidad y sus vínculos con teorías conspirativas de grupos ultraderechistas. Sin embargo, es innegable que la cinta, basada en hechos reales, ha generado un importante debate sobre el persistente problema del tráfico de niños a nivel mundial.

La película se estrenará en América Latina el próximo 31 de agosto y hasta el momento ha recaudado alrededor de 155 millones de dólares en la taquilla estadounidense.