Talleres gratuitos de caricatura han sido impartidos a más de 280 niños de Miranda

0
105

El caricaturista y comunicador de El Nacional, Fernando Pinilla, expresó su satisfacción por el exitoso desarrollo de los talleres gratuitos de caricatura para los niños de la parroquia Paracotos, en el estado Miranda, durante la mañana del sábado 20 de enero.

La iniciativa de Pinilla tiene como objetivo proporcionar un acercamiento a la cultura y la educación para los más pequeños de las comunidades. En esta ocasión, los beneficiados fueron los vecinos de Paracotos.

La realización de los talleres de caricaturas gratuitos en Paracotos contó con el apoyo de Solita de Venezuela, La Cachapera en Barcelona, España, Discovery Gráficas en San Antonio de Los Altos y el portal de noticias El Tequeño.

«Con el taller de Paracotos, hemos logrado llevar cultura y educación gratuita a más de 280 niños de Miranda. Buscamos crear espacios que beneficien a nuestra juventud y a comunidades que han sido abandonadas por las autoridades, como es el caso de esta parroquia guaicaipureña», afirmó Pinilla al finalizar la actividad.

Durante el evento, Pinilla también realizó sorteos de algunos de sus cuentos, escritos e ilustrados por él mismo. Además, tuvo la oportunidad de compartir con padres, representantes y el cuerpo docente de la Unidad Educativa La Avanzadora.

El reconocido caricaturista, quien también es columnista de El Nacional, aprovechó la ocasión para recorrer, junto con parte de su equipo y en compañía del líder social, político y columnista William Anseume, el casco central de Paracotos. Durante el recorrido, conversó con los vecinos del sector, quienes se mostraron felices y agradecidos por la iniciativa de Pinilla. Durante estas conversaciones, los vecinos aprovecharon para plantear las problemáticas y los retos que enfrenta la parroquia.

«Verdaderamente me voy agradecido con toda la gente de Paracotos, así como con sus comercios, por el cariño y la colaboración que brindaron para poder llevar a cabo esta actividad. Mi profunda gratitud hacia William Anseume y la profesora Marbelis Alayón, quienes son ejemplos de constancia, pasión y dedicación por la educación. Sin ellos, este proyecto no habría sido posible», concluyó Pinilla.