Tenerife enfrenta el peor incendio de los últimos 40 años

0
440

El incendio forestal declarado entre los municipios de Arafo y Candelaria en Tenerife avanza imparable, devorando hectáreas sin control y camino al norte de la isla. Tenerife está ante el peor incendio forestal de los últimos 40 años, y como ha detallado el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, el incendio afecta ya a 3.273 hectáreas, con un perímetro de 41 kilómetros.

Además de los seis municipios afectados (afectación a los municipios de Arafo, Candelaria, Santa Úrsula, La Matanza, El Rosario y La Orotava), el fuego ya ha entrado en El Sauzal y Tacoronte. La tónica «es la misma», de «mucha dificultad para realizar las labores de extinción, con una climatología, viento y orografía muy compleja que incluso visibilidad de los medios aéreos. El incendio sigue avanzando, pero las líneas defensivas están teniendo «un poco de éxito» en su protección a los núcleos poblacionales. El fuego está «fuera de control y con unas características muy complejas».

Durante el día han trabajado más de 260 efectivos, y se han realizado 226 descargas de medios aéreos. El viernes se contará con 16 medios aéreos y 2.000 litros de retardante, y se espera la incorporación del helicóptero Kamov previsto para unirse a las labores el sábado. La noche contará con unos 200 efectivos. En este momento hay 111 personas y 45 mascotas alojadas en los espacios habilitados para la emergencia.

El director técnico del incendio, Pedro Martínez, ha informado que «se ha generado un segundo frente que avanza a la zona de La Esperanza» y donde se centrarán «los medios esta noche con más intensidad», porque, aunque no avanza con demasiada rapidez «preocupa». Este incendio tiene unas características «muy particulares» que «no se recuerdan en las islas en los últimos años» ya que se mezclan «muchos ingredientes», como un comportamiento errático, que ha obligado a ir cambiando estrategias a una técnica más defensiva que de ataque, y se está «apostando por distribuir los medios en sitios donde se espera a que el incendio llegue con baja intensidad» para poder atacarlo. El incendio en uno de sus frentes avanza a un barranco con «mucha pendiente» y sin oportunidad para intervenir.

Solo hay una línea que no ha avanzado, por lo que apenas está controlado un 20% del perímetro, ha dicho.

La presidenta del Cabildo, Rosa Dávila, ha subrayado que es «un perímetro «muy grande» y el incendio está «fuera de la capacidad de extinción a pesar de incorporar más medios terrestres y aéreos».

Como ha señalado, el flanco derecho donde se inició el incendio «camina más lento» aunque es una zona «muy escarpada y prácticamente impracticable» por lo que se está «esperando» por el fuego y se trabaja en la protección de las viviendas, ya evacuadas.

ABC