Tras dos meses en coma, despertó el mecánico que había sido baleado en Temperley: no recuerda por qué está internado

0
266

Leonardo Abel Micheli, un mecánico de 44 años, finalmente despertó de un coma de dos meses en el Hospital Bicentenario de Monte Grande. Micheli había sido víctima de un tiroteo en su taller en Temperley,Argentina el pasado 22 de noviembre. Según fuentes del caso, la dosis de medicamentos que le suministraban comenzó a reducirse, lo que permitió que despertara. Aunque se desconocen los motivos exactos del ataque, Micheli ha mostrado interés en saber quién fue el responsable y por qué.

La recuperación de Micheli ha sido motivo de alegría para su familia, quienes han destacado que ya está hablando y haciendo preguntas sobre lo ocurrido. Sin embargo, aún se encuentra bajo los efectos de los medicamentos, lo que hace que esté somnoliento en ocasiones.

El ataque ocurrió en la puerta del taller de Micheli, cuando él y un amigo estaban reparando un escape. Dos personas en moto, con cascos puestos, se detuvieron frente al local. Cuando Micheli se acercó a hablar con ellos, uno de los atacantes, que ya había descendido de la moto, sacó un arma y le disparó en la cabeza. Después de menos de 10 segundos, ambos huyeron rápidamente.

Micheli cayó herido sobre un tráiler estacionado en la calle y fue auxiliado por su amigo. Fue trasladado de urgencia al Hospital del Bicentenario de Monte Grande, donde fue sometido a una cirugía cerebral. Según un parte médico, su estado sigue siendo crítico y reservado.

Debido a la naturaleza del ataque, la policía sospechó inicialmente que podría tratarse de un ajuste de cuentas. Se analizaron los dispositivos electrónicos de Micheli en busca de pistas, pero no se encontró nada relevante en un primer momento. La hermana de la víctima proporcionó las contraseñas de los dispositivos a la policía.

Después de un allanamiento en la localidad de Rafael Calzada, las autoridades arrestaron a dos sospechosos: Federico G.B. (29) y Gonzalo R.E.P. (21). Ambos tenían domicilio en Temperley y se les imputa el delito de «homicidio agravado en grado de tentativa». Se descubrió que uno de los sospechosos trabajaba con Micheli y el otro le había instalado cámaras de seguridad en el taller.

La familia de Micheli ha utilizado las redes sociales para pedir a posibles testigos del ataque que se presenten ante la policía con información que pueda ayudar a identificar a los responsables. La difusión del video del ataque ha sido clave para la investigación y ha generado conmoción por la violencia del acto.

La recuperación de Leonardo Abel Micheli es un rayo de esperanza en medio de este trágico suceso. A medida que continúa su proceso de recuperación, se espera que se esclarezcan los motivos detrás de este ataque y que los responsables sean llevados ante la justicia.