Una nueva modalidad de impartir injusticia mediante «avisos» de sentencias que no se publican

0
252

El poder judicial nuevamente se encuentra en contra de la sociedad civil y los derechos ciudadanos a la participación política y la libre expresión del pensamiento. El Tribunal Supremo de Justicia emitió una supuesta sentencia en la que se suspenden los efectos del proceso electoral llevado a cabo por la Comisión Nacional de Primaria para seleccionar a la candidata de la oposición a las elecciones presidenciales de 2024. Sin embargo, esta decisión es un disparate, ya que pretende desconocer un hecho que ya ocurrió: la participación masiva de más de 2 millones de personas en el proceso de selección de candidatos.

Esta supuesta sentencia viola la libertad de expresión y el derecho a la participación política, tal como establece la Constitución. Además, la Comisión Nacional de Primaria es una entidad de la sociedad civil y no está sujeta a la jurisdicción del Tribunal Supremo de Justicia en asuntos electorales.

Por otro lado, la supuesta decisión se habría tomado después de que ocurrieran los hechos, lo cual la hace inefectiva e ilegal. Además, el supuesto recurso contencioso electoral presentado por un aspirante a participar en las elecciones primarias no encaja dentro de las competencias de la Sala Electoral, ya que no impugna actos de órganos del Poder Electoral ni actos de organizaciones no estatales de naturaleza electoral.

La Sala Electoral también ordenó a la Comisión Nacional de Primaria remitir una serie de documentos y antecedentes administrativos, lo cual es ilegal, ya que esta comisión no es un órgano de la Administración Pública. Además, la afirmación de que ciertos candidatos están inhabilitados de manera firme es inconstitucional, ya que no existe ninguna decisión administrativa o judicial que lo respalde.

En resumen, la supuesta sentencia del Tribunal Supremo de Justicia es ilegal, inconstitucional y viola los derechos políticos de los ciudadanos. La justicia venezolana se encuentra en una situación lamentable, y los derechos políticos de los venezolanos están en peligro debido a la actuación de jueces sin escrúpulos.