Vence la flexibilización de las sanciones petroleras: ¿Qué implicaciones tendrá?

0
209

Estados Unidos no renueva licencias petroleras a Venezuela, abriendo incertidumbre económica

TalCual

La Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos emitió la Licencia General N° 44A, con lo que abre una ventana para que empresas soliciten permisos particulares al margen de las sanciones al sector petrolero, que vuelven a imponerse provisionalmente

Para el cierre de hoy, jueves 18 de abril, expira la vigencia de las licencias otorgadas por Estados Unidos el pasado 18 de octubre a la industria petrolera venezolana, permitiéndole operar con empresas de todo el mundo por primera vez desde 2019, año en el que Washington aplicó su política de presión máxima contra la administración de Nicolás Maduro.

Los seis meses de aplicación de estas licencias acompañaron un complejo enjambre de movimientos políticos en el chavismo y la oposición, pues la flexibilización de las sanciones petroleras se otorgó gracias a negociaciones entre las administraciones de Nicolás Maduro y de Joe Biden, las cuales condujeron a la firma de los Acuerdos de Barbados entre chavismo y oposición.

Estados Unidos fue claro en sus términos al permitir una flexibilización de las sanciones por un plazo de seis meses a cambio de que el chavismo diera pasos certeros en la liberación de presos políticos y en generar condiciones para unas elecciones presidenciales competitivas en el segundo semestre de 2024. Sin embargo, el incumplimiento en ambos puntos ha sido evidente, por lo que Estados Unidos tomó la decisión de no renovar las licencias.

En su lugar, la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro estadounidense emitió la Licencia General N° 44A con vigencia hasta el 31 de mayo, que reestablece las sanciones previas a octubre, pero abre una ventana para que empresas tramiten permisos particulares para mantener sus operaciones con Venezuela, a discreción de la OFAC.

A pesar de que la reinstauración de las sanciones es un hecho, la incertidumbre se mantiene. En primer lugar, porque Estados Unidos podría publicar en cualquier momento una renovación de estas licencias o emitir una nueva; pero más allá de las decisiones administrativas, hay expectativas importantes en torno al progreso económico que tendrá el país en función de la ampliación o suspensión de los permisos.

Para entender la complejidad del panorama que vislumbra Venezuela en los meses venideros, es vital puntualizar en qué consisten las licencias que vencen este 18 de abril. El pasado 18 de octubre, la OFAC publicó seis documentos relativos a Venezuela. Cuatro de ellos abordaban la flexibilización de las sanciones:

Licencia General N° 3I: Se trata de una modificación a la prohibición de comercializar bonos emitidos por ciertas empresas públicas de Venezuela, como los de la Siderúrgica del Turbio (Sidetur). Aunque mantiene la restricción de transarlos en el mercado primario, abrió las puertas para la compra y venta de estos instrumentos en el mercado secundario. Esto permitió que el valor de los bonos empezara a fluctuar en el mercado. Licencia General N° 9H: De igual manera, es una modificación a las prohibiciones para comercializar instrumentos de deuda, como bonos, emitidos por Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y sus filiales, como el bono Pdvsa 2020. Solo permite operaciones comerciales en el mercado secundario. Licencia General N° 43: Retiraba las sanciones que impedían hacer transacciones relacionadas con CVG Compañía General de Minería (Minerven), con lo que daba luz verde a la reinserción de la industria aurífera venezolana en el mercado internacional. No obstante, este permiso fue retirado en febrero de 2024, como respuesta a la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de ratificar la inhabilitación de María Corina Machado, mermando las condiciones electorales acordadas en Barbados. Licencia General N° 44: Es el documento más importante, pues retiraba casi todas las restricciones relativas a Pdvsa, con lo que las industrias venezolanas de petróleo y gas pudieron retomar compras y ventas, negociar con clientes y proveedores e incluso canalizar estas transacciones a través del Banco Central de Venezuela (BCV).

Las otras dos licencias emitidas por la OFAC ese día fueron la Licencia General 5M, que renovaba una vez más la protección a Citgo para evitar que fuese tomada por tenedores del bono 8.5; y la Licencia General N° 45, que autorizaba a la estatal Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (Conviasa) operar vuelos de Estados Unidos a Venezuela con fines de repatriación de venezolanos.

De todos estos documentos emitidos por la OFAC, Estados Unidos confirmó que no renovará, específicamente, la Licencia General N° 44. Esto significa que el único cambio prominente será la reimposición de sanciones a Pdvsa. Las expectativas se centran, entonces, en la nueva dinámica que tendrá la economía venezolana a raíz de esta decisión, y cómo cambia las condiciones que se han mantenido en los últimos seis meses.