Venezolanos desesperados: Colas interminables y calor agobiante en busca de gasolina

0
853

La escasez de combustible en Maracaibo, una de las principales ciudades de Venezuela, ha llevado a que los ciudadanos enfrenten largas y agotadoras filas en busca de gasolina. Juan Mantilla, un joven veinteañero, relata su experiencia mientras espera en una estación de servicio desde las 9 de la mañana. A medida que pasa el tiempo, el calor y la humedad se vuelven insoportables.

Con información de VOA

La situación se repite en varias gasolineras de la ciudad, donde las filas de automóviles numerados se extienden a lo largo de las calles, afectando incluso la entrada a jardines de infancia, colegios y negocios locales. Algunas estaciones permanecen cerradas por falta de combustible, y en las que están abiertas, se implementan medidas para controlar el estacionamiento.

Esta escasez de gasolina ha afectado a la región de Zulia y otras áreas del país, después de meses de relativa normalidad. Petróleos de Venezuela (PDVSA), la empresa estatal encargada de la producción y distribución de combustible, atribuye esta situación a una «sobredemanda» generada por la difusión de información falsa en las redes sociales, que insta a los usuarios a llenar sus tanques.

Las colas para abastecerse de gasolina se han vuelto una parte habitual de la vida en Maracaibo, donde también escasean el agua potable y la electricidad. Los ciudadanos se ven obligados a invertir largas horas en estas filas, afectando su trabajo y su vida diaria.

PDVSA asegura que garantiza los volúmenes necesarios de combustible para cada estado del país, a pesar de las compras excesivas. La producción de gasolina depende de dos refinerías en Falcón y Puerto La Cruz, y el gobierno venezolano ha culpado en múltiples ocasiones a las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos por los problemas energéticos que enfrenta el país.

La falta de gasolina ha llevado a que algunos ciudadanos prefieran esperar en las colas de las estaciones de servicio, a pesar de las horas de espera, ya que el precio en el mercado negro suele ser el doble o más. La situación se ha vuelto una constante para los venezolanos, quienes ven cómo sus vidas se ven afectadas por esta realidad cotidiana.

La escasez de gasolina en Venezuela es solo una de las múltiples dificultades que enfrenta la población, sumándose a los problemas económicos, sociales y de servicios básicos que persisten en el país.