Venezolanos huyen nuevamente a pie mientras aumentan los problemas

@DolarToday / Oct 9, 2020 @ 7:00 pm

Venezolanos huyen nuevamente a pie mientras aumentan los problemas

Eleazar Hernández dormía en una acera en medio de una ligera llovizna, temperaturas que se acercaban al punto de congelación y el rugido de los camiones que pasaban.

Por Mariana Palau / Associated Press/ lapatilla.com

El migrante venezolano de 23 años intentaba llegar a la ciudad colombiana de Medellín con su esposa, quien está embarazada de siete meses.

Pero la pareja se había quedado sin dinero para el transporte cuando llegaron a Pamplona, un pequeño pueblo de montaña a más de 482 kilómetros (300 millas) de su destino final. Al no poder comprar un boleto de autobús, Hernández puso sus esperanzas en tomar un paseo en la parte trasera de un camión. Era la forma más segura de cruzar el Páramo de Berlín, una meseta helada ubicada a 13.000 pies (4.000 metros).

“Mi esposa apenas puede caminar”, dijo Hernández, que había pasado cuatro días durmiendo en las aceras de Pamplona. “Necesitamos transporte para sacarnos de aquí”.

Después de meses de bloqueos de COVID-19 que detuvieron uno de los movimientos migratorios más grandes del mundo en los últimos años, los venezolanos están huyendo una vez más de la crisis económica y humanitaria de su nación.

Aunque el número de personas que se van es menor que en el punto álgido del éxodo venezolano, los funcionarios de inmigración colombianos esperan que 200.000 venezolanos entren al país en los próximos meses, atraídos por las perspectivas de ganar salarios más altos y enviar dinero a Venezuela para alimentar a sus familias. .

Los nuevos migrantes se enfrentan a condiciones decididamente más adversas que los que huyeron de su tierra natal antes del COVID-19. Los refugios permanecen cerrados, los conductores son más reacios a recoger a los autostopistas y los lugareños que temen el contagio tienen menos probabilidades de ayudar con las donaciones de alimentos.

“Apenas tuvimos ascensores en el camino”, dijo Anahir Montilla, una cocinera del estado venezolano de Guárico que se acercaba a la capital de Colombia después de viajar con su familia durante 27 días.

Antes de la pandemia, más de 5 millones de venezolanos habían abandonado su país, según Naciones Unidas. Los más pobres se marcharon a pie, caminando por un terreno que a menudo es abrasador pero que también puede llegar a hacer un frío glacial.

A medida que los gobiernos de América del Sur cerraron sus economías con la esperanza de detener la propagación del COVID-19, muchos migrantes se encontraron sin trabajo. Más de 100.000 venezolanos regresaron a su país, donde al menos tendrían un techo sobre sus cabezas.

Hoy en día, los cruces oficiales terrestres y de puentes hacia Colombia todavía están cerrados, lo que obliga a los migrantes a huir por caminos ilegales a lo largo de la porosa frontera de 1.370 millas (2.200 kilómetros) con Venezuela. Los caminos de tierra están controlados por violentos grupos narcotraficantes y organizaciones rebeldes como el Ejército de Liberación Nacional.

“El regreso de los migrantes venezolanos ya está ocurriendo a pesar de que la frontera está cerrada”, dijo Ana Milena Guerrero, funcionaria del Comité Internacional de Rescate, una organización humanitaria sin fines de lucro que ayuda a los migrantes.

Es más, muchos ahora se ven obligados a caminar dentro de su propio país durante días para llegar a la frontera debido a la escasez de gas que ha reducido el transporte entre ciudades.

Hernández dijo que le tomó una semana caminar desde su ciudad natal de Los Teques a Colombia.

“No puedo permitir que mi hija nazca en un lugar donde podría tener que irse a la cama con hambre”, dijo, mientras se registraba en un grupo humanitario que repartía mochilas con comida y gorros para el frío.

Una vez en Colombia, los migrantes generalmente caminan por las carreteras o esperan para hacer autostop. Pero eso también se ha vuelto más difícil.

“Ha sido muy difícil”, dijo Montilla, que todavía estaba a 321 kilómetros (200 millas) de su destino final. “Pero al menos con un trabajo en Colombia, podemos permitirnos zapatos y ropa nuevos. No podríamos hacer eso en Venezuela “.

Un largo tramo de carretera que conecta la ciudad fronteriza de Cúcuta con Bucaramanga, más hacia el interior, solía albergar 11 refugios para migrantes. La mayoría recibió la orden de cerrar por parte de los gobiernos municipales que intentan contener las infecciones por coronavirus.

Antes de que estallara la pandemia, Douglas Cabeza había convertido un cobertizo junto a su casa en Pamplona en un refugio que albergaba hasta 200 migrantes por noche. Ahora presta colchones de gimnasio a quienes duermen al aire libre, con la esperanza de brindarles algo de protección contra el frío.

“Hay muchas necesidades que no se están satisfaciendo”, dijo Cabeza. “Pero con pequeños gestos como este, estamos tratando de hacer algo por ellos”.

Una vez que los migrantes llegan a su destino, surge una nueva lista de preocupaciones. La tasa de desempleo de Colombia aumentó del 12% en marzo a casi el 16% en agosto. Aquellos que no pueden pagar el alquiler están siendo desalojados de sus hogares. Para complicar aún más las cosas, más de la mitad de todos los venezolanos en Colombia no tienen estatus legal.

Aún así, para muchos, la perspectiva de ganar incluso menos que el salario mínimo es un impulso. El salario mínimo mensual de Colombia vale actualmente alrededor de $ 260, mucho más alto que los miserables $ 2 de Venezuela.

Hernández trabajaba como vendedor ambulante en Venezuela, vendiendo pasteles horneados por su esposa. Pero el dinero para la comida se estaba volviendo cada vez más escaso, lo que llevó a la pareja a hacer el viaje de 1384 kilómetros (860 millas) hasta Medellín.

“Soy venezolano y amo a mi país”, dijo. “Pero se ha vuelto imposible vivir allí”.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*