Venezuela ocupa el segundo lugar de países con la inflación anualizada más alta del mundo

0
500

Venezuela se encuentra en la segunda posición en el ranking mundial de países con la inflación anual más alta, según el informe del economista estadounidense Steve Hanke, profesor de Economía Aplicada en la Universidad Johns Hopkins. El primer lugar de la lista lo ocupa Zimbabwe, con una inflación anualizada del 804%, según los datos proporcionados por Hanke. Venezuela se sitúa en la segunda posición con una inflación anualizada del 330%, mientras que Argentina ocupa el tercer lugar con el 239% de inflación. Estos países son los únicos de América Latina mencionados en el ranking.

El informe destaca que el último reporte oficial de inflación en Venezuela fue en octubre, cuando se ubicó en un 17,80%. Sin embargo, según Hanke, la inflación real en el país es mucho más alta, alcanzando el 330% anualizado. Argentina, por su parte, ha sido señalada como el único país de la región cuya única salvación sería la dolarización oficial.

El ranking también incluye a otros países como Siria, Líbano, Sudán del Sur, Turquía, Rusia, Cuba e Irán, entre los diez primeros lugares con las tasas de inflación más altas. El resto de los países en la lista son Etiopía, Malawi, Zambia, Sierra Leona, Egipto, Liberia, Laos y Pakistán.

El Observatorio Venezolano de Finanzas, una organización independiente del Banco Central de Venezuela, reportó que la inflación interanual para octubre alcanzó el 362%, con un ligero aumento del 6% al 6,7% en ese mes. Además, señaló que el incremento de precios entre enero y octubre llegó al 176,7%. Los sectores que registraron mayores aumentos fueron los bienes no transables, como servicios, restaurantes y hoteles, gastos en educación, y alimentos y bebidas no alcohólicas.

La hiperinflación en Venezuela, que duró cuatro años, devastó la economía del país y la vida de sus ciudadanos. En diciembre de 2021, el país salió de la hiperinflación, pero el valor del bolívar se ha reducido a un nivel insignificante, lo que ha llevado a los ciudadanos a adoptar el dólar de manera no oficial para hacer frente al constante aumento de los precios.