[VIDEO] “EL DESGRACIADO NO NOS PAGA” Abuela miliciana fue captada comiendo de la basura y desató su furia contra Maduro

@DolarToday / Aug 3, 2021 @ 2:00 pm

[VIDEO] “EL DESGRACIADO NO NOS PAGA” Abuela miliciana fue captada comiendo de la basura y desató su furia contra Maduro
XVIII Pan American Games - Lima 2019 - Athletics - Women's Triple Jump Final - Athletics Stadium, Lima, Peru - August 9, 2019. Venezuela's Yulimar Rojas reacts. REUTERS/Henry Romero

“El desgraciado no nos paga”, dijo una mujer de Maracaibo, integrante de la Milicia Bolivariana

Infobae

En unas desgarradoras imágenes que reflejan la grave crisis que atraviesa Venezuela, una miliciana chavista fue vista buscando comida entre la basura en la ciudad de Maracaibo. “Después dicen que el gobierno de Chávez les está dando. ¡Viva la Patria!”, le recriminó un conductor que grabó la escena desde el interior de su auto.

La mujer, acompañada por un hombre, vestía el típico uniforme que se le entrega a la milicia del régimen, un “componente especial” de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). Al escuchar las palabras del conductor, se dirigió a su vehículo y, lejos de defender a la dictadura chavista, desató su furia por la precaria calidad de vida que sufre pese a “servir” a la patria.

“Yo presto servicio por una cajita que me dan mensual, más nada. Porque el desgraciado no nos paga. Hay que sacar a ese hijo de puta de Maduro. Y si quiere, que me venga a matar, vivo en integración comunal, Maracaibo. ¡Desgraciado Maduro!”, fustigó.

Aunque la dictadura les provee uniformes, y en algunos casos armas, los integrantes de estas milicias pueden ser ex militares o civiles que recibieron algún tipo de entrenamiento. En su mayoría son personas de avanzada edad que se inscriben para recibir un pago y así sobrellevar la dramática situación humanitaria. Pero es tal la crisis, que ya ni eso alcanza.

En las filas de las milicias también hay jóvenes, mujeres, y personas con discapacidades. Diversos perfiles, pero con un denominador común: ser los “ojos” y “manos” del dictador Maduro en todo el país.

Suelen aparecer vestidos con uniformes militares camuflados, con los típicos uniformes verde claro de la fuerza, e incluso con ropa de civil. Algunos llevan también presuntos chalecos antibalas.

Diversas imágenes de sus entrenamientos demuestran que algunos miembros de esta fuerza paramilitar están armados con los viejos fusiles de fabricación rusa Mosin-Nagant, calibre 7,62×54 milímetros, una tecnología que tiene más de 100 años y se considera obsoleta.

El Mosint-Nagant entró en servicio en el ejército ruso en 1891 y fue el arma reglamentaria durante el período de las dos guerras mundiales.

A comienzos de febrero de 2020, Maduro firmó una ley sobre la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para incluir a la Milicia Bolivariana dentro de la institución militar, un cambio que llegaba en “el momento preciso” para “garantizar la defensa nacional hasta en el último territorio”.

Durante su presentación, Maduro sostuvo que con la creación de esta fuerza paramilitar el régimen “sigue defendiendo la patria”. Por su parte, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, justificó la reforma de la FANB argumentando que “se ha venido transformando mediante la circunstancia a razón de las amenazas que se han cernido en la patria”.

“Son 4 millones de milicianos y milicianas que están listos para defender la patria (…) no solo estamos armados con kalashnikov (…) estamos armados de dignidad”, agregó Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

La Milicia, que recibe formación militar y forma parte de la estructura de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, contaba en diciembre de 2019 con 3.295.335 de integrantes de ambos sexos que se organizan en las comunidades en las llamadas unidades populares de defensa integral (UPDI) que suman 63.890 en todo el país.

Actualmente, es el cuerpo más numeroso de la FANB: en cantidad de miembros supera ampliamente al Ejército, la Aviación, la Armada y la Guardia. Frecuentemente son desplegados por el régimen para “garantizar la paz”. Aunque en la práctica su actividad es patrullar, perseguir y hasta reprimir.

A partir de la nueva normativa, la Milicia adquiere atribuciones especiales en materia de inteligencia y contrainteligencia. Su misión es “registrar, organizar, equipar, adiestrar y adoctrinar al pueblo a objeto de contribuir con la seguridad de la nación”.

Funcionarios, amas de casa, militares retirados, albañiles, y todo aquel que ha manifestado su deseo de defender la patria y al chavismo forman parte de este componente especial, el cual -según el oficialismo- agrupa a más de cuatro millones de personas “armadas con fusiles y dignidad”.

La nueva ley de la FANB se promulgó en el marco de los actos conmemorativos por el 28º aniversario del intento de golpe de Estado que llevó a Hugo Chávez a la cárcel.

En abril de 2002, miles de civiles y militares salieron a las calles a pedir el regreso al poder del fallecido Hugo Chávez (1999-2013) quien había recibido un efímero golpe de Estado. Así nació la Milicia y ese propósito de garantizar que el chavismo siga gobernando es la razón de ser de cada miliciano.

Aunque les resulta difícil hacer una lista sobre las enseñanzas en la Milicia, estos combatientes insisten en que han aprendido “mucho” y se dicen dispuestos a defender al dictador Maduro de cualquier enemigo, especialmente del “imperio”, en alusión al Gobierno de Estados Unidos.

 

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*