Voluntad Popular denunció la detención de uno de sus militantes

0
233

El partido de oposición venezolano Voluntad Popular (VP) ha informado sobre la detención de Yovanni Yaguaracuto, un líder sindical y militante de la formación en el estado de Anzoátegui. Voluntad Popular, que está liderado por Leopoldo López desde el exilio, ha denunciado la detención de Yaguaracuto en las redes sociales y ha pedido su liberación inmediata.

La organización política ha destacado que Yovanni Yaguaracuto ha estado realizando importantes denuncias en favor de los derechos salariales de los trabajadores del sector de la salud, así como señalando las deficiencias en los centros sanitarios de la región. Además, ha advertido a los organismos internacionales encargados de velar por los derechos humanos y a los observadores internacionales del Acuerdo de Barbados que el gobierno de Nicolás Maduro está incumpliendo lo acordado y continúa deteniendo de forma arbitraria a activistas políticos.

La Plataforma Unitaria Democrática (PUD), la principal coalición opositora de Venezuela, también ha condenado la detención arbitraria de Yaguaracuto y ha exigido su liberación inmediata. Han señalado que el sindicalista llevaba tiempo visibilizando las crisis salariales y los problemas de derechos laborales en el sector de la salud, uno de los más afectados por el régimen de Maduro.

Amnistía Internacional (AI) ha denunciado recientemente que los patrones de represión utilizados para las detenciones por motivos políticos en Venezuela se han intensificado. Además, el partido opositor Encuentro Ciudadano ha informado sobre la detención de Nelson Piñero, uno de sus activistas, quien ha sido arrestado por el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) después de publicar numerosas críticas al gobierno en las redes sociales.

En general, la situación en Venezuela es preocupante, con numerosas personas privadas de libertad por disentir o manifestarse en contra del gobierno, según el Foro Penal, una ONG que lidera la defensa de los presos políticos en el país. La comunidad internacional debe seguir vigilante y presionar por el respeto de los derechos humanos en Venezuela.