¿Y si el amo no regresa a casa? (Aporrea)

@DolarToday / Mar 4, 2022 @ 7:00 am

¿Y si el amo no regresa a casa? (Aporrea)

El conjunto de las incongruencias que se esconden detrás de las recientes declaraciones del actual jefe de Estado venezolano y sus ministros, me han llevado a pensar que Rusia tiene a Venezuela arrinconada y secuestrada, como un perrito impotente amarrado a la pata de una silla, con el plato vacío, mientras el amo sale a pelear con el vecino.

Por ejemplo, hace unos pocos días atrás, el ministro de comunicación de Venezuela dije que rechaza la censura (bloqueo) por parte de la UE a algunos medios de comunicación rusos, mientras que aquí en Venezuela, su propio gobierno hace peor todavía, hasta bloquean a Aporrea, uno de los sitios web menos “peligrosos” de Venezuela, mientras por otro lado, el mismo jefe de Estado venezolano repite la misma incongruencia, y lo hace de manera totalmente descarada como si aquí en Venezuela no existieran bloqueos a los medios de comunicación, además acusa directamente “al imperio” y a sus aliados de xenofobia contra los rusos, lo cual es una forma de desprecio carte-blanche hacia un grupo de personas que sería diferente a quienes los desprecian, donde a menudo se buscaría excluirlos simplemente por ser o pensar diferentemente a quienes los despreciarían y los excluirían, cuando el mismo Estado venezolano hace todo lo posible para excluir, incluso del sistema social estatal Patria (ver ADDENDUM), a cualquier venezolano o venezolana que no los apoye incondicionalmente y/o que no vote por ellos, un comportamiento que no se llama la xenofobia como tal, pero que tiene los mismos resultados que la xenofobia, donde la exclusión social y el odio serían los mismos motores impulsadores del correspondiente comportamiento.

Sí señor.

Pero, no solamente eso, sino que el actual jefe de Estado venezolano ha dicho que respalda y apoya a Rusia casi incondicionalmente, hasta el punto de decir que Venezuela seguirá comprándoles cosas a Rusia, y viceversa, lo cual es otra tremenda incongruencia ya que, pensándolo bien, ¿quién carrizo, estando de mente sana, o sin hacerlo para intentar tapar alguna actividad clandestina, le compararía cosas a un comerciante de, digamos, una ciudad a 100 kilómetros de distancia, cuando podría, incluso por un precio menor, comprarle la misma cosa al vecina que vive a solo 10 metros de distancia?

El actual jefe de Estado venezolano dijo (ayer aparentemente):

“Venezuela mantendrá a todo nivel sus relaciones comerciales con la Federación Rusia … Venezuela reitera que mantendrá relaciones comerciales con Rusia. Vamos a venderle modestamente y todo lo que nosotros podamos comprar.”

Como el investigador de fraude corporativo que fui durante más de 25 años de mi vida, cada vez que surgen incongruencias, mi cerebro empieza a calcular y a hacerse preguntas:

¿Por qué el actual jefe de Estado apoyaría a un Estado (Rusia) que se encuentra a 10.000 km de distancia?

¿Y porqué reitera ese apoya casi incondicional —básicamente irracional cuando no se proveen las verdaderas razones por ese apoya — ahora que ese Estado (Rusia) se encuentra en una pelea con uno de sus vecinos?

¿Por qué?

Deben haber razones.

¿Verdad?

¿De qué le sirve al Pueblo venezolano importar productos desde 10.000 km de distancia, además de un país que ahora está en guerra, en vez de importarlos desde, digamos, Brasil o Colombia, que se encuentran justo al lado?

¿Será que pagar dos, o tres, o diez, veces el precio por el mismo producto, es algo bueno para el Pueblo venezolano?

¿Eso es lógico?

Entonces …

Pregunto …

¿Por qué precisamente el actual jefe de Estado venezolano apoya tanto, y tan abiertamente, y de manera casi incondicional, a Rusia?

Deben existir razones.

¿Verdad?

Pero que nadie me venga con que todo eso tuviera algo que ver con alguna ideología, no, no, no.

No, no, no.

No señor, porque la profunda verdad, aunque tal vez no quisiéramos aceptarla, es que, básicamente, en este mundo occidental, absolutamente TODO depende del DINERO.

Por ejemplo, si todos los puestos dentro del gobierno venezolano, incluso el puesto de la presidencia, la vicepresidencia, etc., serían puestos que no pagarían salarios, ni pensiones, ni bonos, ni privilegios, etc., o sea, que serían puestos de voluntarios y misioneros, ¿creen ustedes que el actual jefe de Estado venezolano y sus socios, quienes rodeaban a Chávez como zamuros, alacranes, culebras, ratas, y sanguijuelas, estarían allí?

No señor.

Jamás.

Jamás estuvieran allí, no señor, porque si no hubiera alguna ventaja — directa o indirecta — relacionada al DINERO, simplemente, no estarían allí.

Para apoyar este comentario, creo que desde el 2013 se ha hecho plenamente evidente que ellos no están allí por el bienestar del Pueblo venezolano, porque si eso fuera así, entre tantas otras cosas que han hecho y permitido de manera absolutamente irresponsable e indolente, jamás hubieran permitido que nuestras pensiones y salarios pasaran de casi $400 al mes en el 2013, a menos de $2 al mes en el 2022.

¿Eso es trabajar para el Pueblo?

No señor, jamás.

Entonces, si nos basamos en la noción que todo tiene que ver con el DINERO, surgen las siguientes preguntas:

¿No será que el actual jefe de Estado venezolano está públicamente apoyando casi incondicionalmente a Rusia porque tal vez, debido a las sanciones contra Venezuela, 90% o más del dinero que el actual gobierno de Venezuela maneja en nombre del Estado venezolano en secreto estaría en manos de los bancos rusos en rublos ya que debido a esas sanciones no se le permitiría al actual gobierno de Venezuela operar libremente en dólares?

¿No será que el actual jefe de Estado tiene miedo de perder todo ese DINERO, entre este, probablemente el DINERO SUYO (personal) también, y probablemente el DINERO de la mayoría de los altos funcionarios del actual Estado venezolano, entre los cuales muchos también han sido sancionados personalmente por EEUU, Europa, y Canadá?

¿Y qué pasaría si el rublo empezaría a perder su valor, debido, digamos, a la actual guerra contra Ucrania?

Bueno, en el caso de que el rublo se devaluara, entonces también se les devaluaría SU DINERO a todas las personas y entidades que tendrían SU DINERO guardado en rublos en los bancos rusos, ¿verdad?

Bueno …

El rublo, recién, en menos de una semana si no me equivoco, se devaluó de alrededor de 30%, o sea, si el actual jefe de Estado venezolano puso equivalente a, digamos, diez mil millones de dólares de los cofres del Estado venezolano en los bancos rusos hace una semana, entonces hoy tendríamos solamente siete mil millones de dólares en equivalencia, o sea, habríamos perdido $3.000.000.000 de NUESTRO DINERO en solo una semana, o sea, es posible que hayamos perdido en esta última semana de guerra $3.000.000 del DINERO de los cofres del Estado venezolano, o sea, DINERO de nuestra Nación, o sea, DINERO nuestro.

Si esto sigue así, lo cual no dudo, los CLAP, entre tantas otras cosas, desaparecerán ya que el Estado venezolano estaría en proceso de perder todo NUESTRO DINERO, probamente por haber metido todos o casi todos sus huevos en la misma cesta.

Pero …

No solamente eso …

Sino que …

Si no me equivoco …

El actual Estado venezolano …

Le debe a Rusia miles de millones de dólares (desde hace varios años) que todavía no ha repagado como debería haberlo hecho en base a los acuerdos entre ambos países, además, si no me equivoco, el actual Estado venezolano ha arrogantemente fallado varias veces en sus debidos pagos a Rusia, tratando de esconderse detrás de todos tipos de excusas mientras el actual jefe de Estado venezolano y sus socios gastan DINERO como millonarios (da asco), o sea, si no me equivoco, el actual Estado venezolano ha sido regularmente delincuente en sus compromisos financieros con Rusia (y con casi todos sus acreedores a nivel mundial, como India, Malasia, y Francia por ejemplo, aparte de, obviamente, EEUU), lo cual supondría, tal vez, que el actual jefe de Estado de Venezuela, quien metió a Venezuela en este predicamento en primer lugar, ahora debe actuar hacia su amo como un perrito que se portó mal, amarrado a su silla, con el plato vacío, que debe demostrar su dedicación incondicional a su amo si no quisiera perder su única fuente de comida.

Así lo veo en mi cabeza.

Particularmente ahora cuando el amo está en guerrea con su vecino y necesitaría todo SU DINERO que tiene prestado por allí (como a Venezuela por ejemplo) para comprar armas, donde, además, por ende, tendría todo el derecho de cancelar los préstamos unilateralmente y repentinamente, sin preaviso, y así apropiarse de una vez de todo el DINERO que el Estado venezolano le debe, más los intereses, más las penalidades, más los costos de los abogados, y un largo etc., cosas que el actual jefe de Estado venezolano y/o sus representantes habrían ciertamente firmado en primer lugar.

Es como si alguien hubiera dicho:

“Tú me debes un montón de DINERO, ¿verdad?, pero todos estos años, creyéndote el más vivo sobre este planeta mientras tu gente muere de hambre y tu festejas como un rey, todavía no me haz pagado MI DINERO, dinero que me debes y que ahora necesito. ¿Me escuchas, abusador? Hoy necesito ese dinero, OK, y lo necesito antes de que se devalúe demasiado, entonces te lo voy a tomar directamente de tus cuentas bancarias, además, por ser el irresponsable y el vivo que fuiste durante todo estos años mientras esperábamos pacientemente, todos esos años que tú estabas burlándote de nosotros como si fuéramos pendejos, bueno, por eso, hoy te lo quitaré TODO, de una vez, y ya. Chao, chao, chao, vete a hacerte el vivo en tu propio país donde ese decadente y retrograda compartimiento es a menudo considerado una cualidad en vez de una desgracia, no aquí.”

Entonces, metafóricamente hablando por supuesto, y si fuera el caso por supuesto, el perro atado a su silla debe encontrarse desesperado, debe tener que ladrar más fuerte en honor a su amo para tratar de calmarlo un poco y esperar no morir de hambre como una pobrecito animal amarrado a su silla con el plato vacío mientras su amo se pelea con el vecino.

¿Y si el amo no regresa a casa?

Ay, ay, ay.

Por: Oscar Heck 

Oscar Heck1

Fuente: Aporrea

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*