Actriz de Betty la fea, estuvo a punto de morir en Venezuela: «Fue una especie de secuestro exprés» (+Video)

0
474

La actriz colombiana Natalia Ramírez recordó que en una ocasión estuvo al borde de la muerte, después de que la secuestraran en Venezuela mientras trabajaba en un proyecto en Radio Caracas Televisión (RCTV).


«Hay una glorieta que te lleva al aeropuerto de Maiquetía, en la glorieta pararon un carro adelante y otro carro atrás. Del carro de adelante los dos se bajaron, uno a cada lado, corrieron al conductor y fue una especie de secuestro exprés», contó la recordada Marcela Valencia en la novela Betty la fea.

Ramírez señaló que el secuestrador le puso el revólver en la cabeza y temblaba todo el tiempo. Esta situación la hacía creer que en cualquier momento se le podía disparar el arma de manera accidental.

«Porque está tan asustado que se le suelta el tiro. Yo le decía que quitara el dedo del gatillo, que no iba a pasar nada. Pero él ahí las dos horas con la pistola en mi cabeza y temblando», señaló.

UN ANTES Y UN DESPUÉS

Ana Lucía Domínguez, actriz colombiana y amiga de Natalia Ramírez, indicó que desde entonces no volvió a ser la misma.  «Sí sé que fue algo que la marcó mucho y es algo que yo veo en ella. No sé si desde ese momento o desde siempre, pero Natalia vive los días como si fuera el último de su vida. Ella hace de todo desde que se levanta hasta que se acuesta».

Mientras tanto, Ricky Díaz, esposo de Natalia, recordó que apenas la soltaron recibió una llamada de ella. «Me llamó a las 4 de la mañana, diciéndome que la acababan de asaltar que congelara todas las tarjetas. Ella cuando llega a Miami se me tira encima a llorar y fue muy duro. Fue un gran susto, como cuando le cae un rayo al lado de alguien, que dice todavía estoy vivo, pero ahí cayó».

Por su parte, su sobrino Julián Saldarriaga confesó que desde ese día la actriz quedó con miedo hacia Venezuela. «Yo me acuerdo que ese día me dijo que no volvía nunca más a Venezuela, así fuese la novela que sea o le ofrecieran el dinero que fuese», dijo. 

En esta línea, su hija, Gabriela Serrano Ramírez, recordó que en este tipo de situaciones las mujeres están expuestas a otro tipo de abusos. «La otra cosa que es importante mencionar en esta situación es el riesgo para una mujer. Es un susto muy grande que algo más, aparte de la muerte, te pueda pasar, siendo la única mujer en esa situación. Como todo, ella lo tomó como un privilegio que saliera viva, que no le pasó nada y no la lastimaron».

Natalia Ramírez manifestó que desde ese día se propuso que todos los días de su vida los viviría como si fueran el último. «Voy a vivir intensamente», expresó.