Al menos 10 personas muertas en la ola de violencia en Ecuador

0
394

En la provincia ecuatoriana de Guayas, específicamente en Nobol, la violencia perpetrada por organizaciones delictivas ha dejado al menos diez personas muertas, incluyendo a dos policías que fueron asesinados a tiros. Estos últimos fueron identificados como los cabos segundos Alex Taday y Luis Guanotuña, según fuentes de la Policía Nacional de Ecuador.

Además de estos trágicos sucesos, se informó previamente sobre ocho víctimas más en los ataques llevados a cabo por la delincuencia organizada en Guayaquil, la ciudad más poblada de Ecuador y capital de la provincia de Guayas.

Ante estos acontecimientos, la Policía Nacional manifestó a través de sus redes sociales que no descansarán hasta encontrar a los responsables de estos actos criminales, reafirmando su compromiso con la patria y su sacrificio en aras de la seguridad del país.

Por su parte, el presidente de Ecuador, Daniel Noboa, emitió un decreto en el que declara la existencia de un conflicto armado interno a nivel nacional y ordena a las fuerzas militares actuar para desmantelar 22 grupos del crimen organizado transnacional, los cuales han sido declarados como organizaciones terroristas y actores no estatales beligerantes.

La Policía Nacional informó sobre los resultados preliminares de sus acciones contra los perpetradores de estos «atentados y actos terroristas», destacando la detención de 70 personas, la liberación de tres de sus agentes que habían sido tomados como rehenes y la recaptura de 17 presos fugados. Además, se incautaron armas, municiones, explosivos y vehículos.

Ante esta ola de violencia, la Asamblea Nacional de Ecuador expresó su respaldo a las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional y demás funcionarios encargados de mantener la seguridad y la paz en el país. Además, anunciaron que aplicarán indultos y/o amnistías en los casos necesarios para garantizar que puedan cumplir con su tarea.

En un pronunciamiento público, los miembros del poder legislativo ecuatoriano aseguraron a los ciudadanos que están trabajando en unidad, sin importar las diferencias políticas e ideológicas. Asimismo, se comprometieron a ejercer el control político con oportunidad y prudencia, entendiendo la coyuntura actual y respetando la institucionalidad durante este estado de excepción.