Al menos 22 funcionarios de la Policía de Maracaibo han pedido la baja para irse por el Darién

0
383

En las últimas semanas, al menos 22 funcionarios de la Policía de Maracaibo han solicitado su baja con la intención de atravesar la peligrosa selva del Darién para llegar a Norteamérica. Esta situación ha empeorado el déficit de oficiales en el cuerpo de seguridad, ya que actualmente solo alcanzan para cubrir el 10% de la ciudad, según informó el alcalde Rafael Ramírez Colina.

Ramírez destacó que los propios funcionarios policiales son los primeros en sentirse en condiciones físicas de emprender el viaje por el Darién. «La semana pasada se fueron al menos 22 funcionarios. Piden la baja y cruzan por el Darién. Esto incide en que no tengamos suficiente fuerza policial para vigilar», manifestó a los medios de comunicación.

La Policía de Maracaibo necesita un mínimo de 1.200 funcionarios para garantizar la seguridad de los ciudadanos, pero en la actualidad solo cuentan con 628 funcionarios activos, de los cuales solo 420 están en la calle, ya que el resto trabaja en tareas administrativas o son discapacitados.

Ante esta situación, Ramírez explicó que la Policía de Maracaibo, en colaboración con la Alcaldía, está trabajando para motivar a las personas a unirse a la escuela policial y alcanzar la cantidad necesaria de funcionarios para mejorar la vigilancia en las 18 parroquias de la ciudad. Además, se han implementado diversas estrategias, como proporcionar almuerzo a los estudiantes de la academia y buscarlos en unidades móviles, con el objetivo de incrementar el reclutamiento.

Otro problema al que se enfrenta la Policía de Maracaibo es la falta de unidades móviles para patrullar. Actualmente, solo disponen de 86 carros patrulleros y se espera incorporar 20 o 25 más en un futuro cercano. Para garantizar una vigilancia efectiva, la ciudad requiere al menos 300 vehículos patrulleros, 500 motocicletas y todos los equipos adicionales necesarios.

Ante este panorama, es necesario tomar medidas urgentes para abordar la falta de personal y recursos en la Policía de Maracaibo, con el fin de garantizar la seguridad de los ciudadanos y combatir la delincuencia en la ciudad.