Eni y Repsol amplían acuerdo de petróleo por deuda con Venezuela

0
487

Las grandes petroleras europeas Eni (ENI.MI) y Repsol (REP.MC) planean ampliar un acuerdo de petróleo por deuda con Venezuela bajo la aprobación de Estados Unidos, con el objetivo de suministrar productos refinados a la estatal PDVSA y impulsar las entregas de petróleo a Europa, dijeron tres personas cercanas al asunto.

Cuando las sanciones occidentales cortaron el año pasado el flujo de petróleo ruso a Europa, Eni y Repsol recibieron autorización del Departamento de Estado de EEUU para tomar crudo venezolano y procesarlo en refinerías europeas, para recuperar la deuda acumulada y los dividendos de sus empresas conjuntas en el país sudamericano.

Las «cartas de consuelo» originales crearon exenciones a las sanciones de Estados Unidos a la industria petrolera de Venezuela que han restringido las exportaciones de petróleo del miembro de la OPEP desde 2019. Pero no permitieron intercambios de petróleo y prohibieron los pagos en efectivo a PDVSA, un acuerdo que molestó a la empresa venezolana.

Según los términos revisados, Eni y Repsol pueden suministrar combustibles a la empresa estatal de Venezuela, PDVSA.

La primera entrega de combustible en virtud del acuerdo ampliado, que consta de unos 330.000 barriles de nafta, llegará al puerto Cardón de PDVSA esta semana desde la refinería italiana Milazzo, operada por un consorcio de Eni y Kuwait Petroleum, según datos de Refinitiv Eikon.

PDVSA no respondió a una solicitud de comentarios. Eni y Repsol no estuvieron disponibles de inmediato para responder a una solicitud de comentarios de Reuters.

Un portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos ha dicho que no discutirá «comunicaciones específicas con empresas». La Casa Blanca declinó hacer comentarios.

Desde que Estados Unidos impuso sanciones petroleras a Venezuela en 2019, los swaps de petróleo han brindado formas para que las empresas reciban el pago de la deuda de empresas conjuntas, a veces también asegurando productos refinados que PDVSA puede distribuir a nivel nacional.

El crudo recibido por Eni y Repsol en virtud de su acuerdo de swap se envió principalmente a las refinerías de Repsol en España. Pero PDVSA sólo ha asignado siete cargamentos de petróleo en lo que va del año a Eni, que actúa como comprador para ambas empresas, lo que limita el alcance del acuerdo.

Ofertas similares

Desde que en noviembre el Tesoro de Estados Unidos otorgó por separado una licencia a la petrolera Chevron (CVX.N) para expandir sus operaciones en Venezuela y exportar crudo de sus empresas conjuntas a refinerías estadounidenses, varias compañías han buscado acuerdos similares.

La administración del presidente estadounidense Joe Biden está redactando una propuesta que podría aliviar las sanciones al sector petrolero de Venezuela, permitiendo que más empresas y países importen su petróleo crudo, si el país sudamericano avanza hacia una elección presidencial libre y justa, dijeron fuentes este mes.

Eni también está en conversaciones iniciales con PDVSA para aumentar la producción en su proyecto conjunto de aguas poco profundas Corocoro, que produce crudo de forma intermitente desde 2021, con el objetivo de reanudar las exportaciones de ese grado, que permanecen congeladas desde 2019.

El campo es administrado por la empresa conjunta Petrosucre entre Eni y PDVSA. Antes de las sanciones estadounidenses, producía unos 24.000 barriles por día de petróleo, pero en lo que va del año ha producido sólo 2.200 bpd, según analistas independientes.

En julio, PDVSA inspeccionó una plataforma flotante en el campo para evaluar los inventarios restantes y el almacenamiento disponible para evitar un cese total de la producción, dijo otra fuente.

Si las conversaciones actuales entre Eni, Repsol y PDVSA resultan exitosas para continuar expandiendo sus negocios conjuntos, un proyecto marino separado, Perla, que proporciona gas natural para la generación de energía, podría en última instancia expandir la producción, dijeron las personas.

El proyecto Perla en el Golfo de Venezuela, cerca de la frontera marítima con Colombia, permite actualmente a PDVSA comprar alrededor de 550 millones de pies cúbicos por día (mmcfd) de gas natural producido por Eni y Repsol a precios internacionales. Su segunda fase ampliaría la producción a 800 mmcfd.

Las partes también esperan exportar cualquier excedente futuro de líquidos de gas natural asociado y condensado que produzca el proyecto, lo que requeriría una autorización adicional de Washington.

Reuters