Al menos 41 muertas tras un enfrentamiento entre pandillas en una cárcel de mujeres en Honduras

0
504

Durante la madrugada se dio una choque entre la Mara 18 y la Mara Salvatrucha MS-13. Desde abril, una decena de tiroteos se han registrado en las prisiones hondureñas

Al menos 41 reclusas fueron encontradas muertas el martes en una prisión para mujeres de Honduras, dijo una funcionaria local, en un suceso que según familiares se dio por un presunto enfrentamiento entre miembros de pandillas rivales.

“Se reportan 41 fallecidas, preliminarmente,” en una reyerta registrada en el Centro Femenino de Adaptación Social (Cefas), situado a 25 km al norte de la capital, informó a la agencia de noticias AFP Edgardo Barahona, portavoz policial.

El portavoz del Ministerio Público, Yuri Mora, dijo a la agencia de noticias Reuters que las víctimas murieron “en su mayoría calcinadas y otras tiroteadas”. El funcionario no dio detalles sobre el origen del evento porque ello debe informarlo el Instituto Penintenciario, tras las pesquisas, aclaró.

Al menos 41 mujeres murieron (REUTERS/Fredy Rodriguez)Al menos 41 mujeres murieron (REUTERS/Fredy Rodriguez)

Por su parte, la presidenta de una asociación de familiares de presos, Delma Ordóñez, dijo que durante la madrugada se dio una enfrentamiento entre miembros de las pandillas rivales Mara 18 y la Mara Salvatrucha MS-13 en la prisión, donde hay unas 900 reclusas. Ordóñez detalló que la reyerta y el incendio en el Cefas ocurrieron supuestamente después de que las autoridades notificaron nuevas reglas al interior de la cárcel.

Familiares de las reclusas se apostaron a la afueras del penal para conocer sobre el estado de sus seres queridos. En el centro opera una sala donde hay 23 niños que son hijos de las presas, según Evelyn Escoto, Comisionada del estatal Centro Nacional de Prevención Contra la Tortura, Tratos Crueles Inhumanas o Degradantes (CONAPREV).

“Estoy buscando información sobre qué pasó con mi hija, pero aún no nos informan”, dijo una mujer que se identificó como Ligia Rodríguez en una entrevista por televisión desde el sitio.

La viceministra de Seguridad, Julissa Villanueva, ordenó una “intervención inmediata” en la cárcel tras declarar una emergencia por la riña y aseguró que las autoridades “no vamos a tolerar actos vandálicos ni tampoco irregularidades”.

Villanueva dijo a periodistas que la reyerta es “producto de las acciones del crimen organizado” en respuesta a la intervención anunciada por las autoridades en las cárceles de Ilama, en Santa Bárbara, en el occidente del país, y de La Ceiba, en el Caribe.

En Cefas se ha “reactivado el vandalismo y mujeres, con armas y pasamontañas, generaron quemas”, pero el fuego ya fue controlado por el Cuerpo de Bomberos de Honduras, señaló Villanueva, que ha sido designada por la presidenta hondureña, Xiomara Castro, para liderar una intervención de las cárceles del país.

Las autoridades hondureñas anunciaron el pasado 18 de abril un conjunto de medidas para poner orden en las cárceles del país que implican el bloqueo de llamadas de celulares, un desarme real de los presos y la clasificación de los reos por peligrosidad.

Desde abril, una decena de tiroteos o enfrentamientos se han registrado en las cárceles de Honduras, donde impera la sobrepoblación y el hacinamiento, la falta de instalaciones físicas adecuadas y seguras para el alojamiento de los reclusos, y las condiciones de higiene y salubridad son deplorables.

Honduras tiene un largo historial de sucesos en sus sobrepobladas cárceles, entre los más tristemente célebres se encuentra un incendio ocurrido en febrero del 2012 que dejó 360 muertos y que fue declarado posteriormente como accidental, por expertos estadounidenses.

(Con información de Reuters, EFE y AFP)