¡Alerta mundial! «Una invasión de China a Taiwán podría destruir la economía mundial

0
986

La tensión entre Estados Unidos y China se intensifica mientras el mundo sigue de cerca la invasión rusa en Ucrania. Sin embargo, en Taiwán, el temor a una posible incursión militar china crece cada vez más.

Con información de Infobae

Henry Kissinger, ex secretario de Estado de Estados Unidos y reconocida autoridad en las relaciones entre ambos países, ha advertido sobre los devastadores efectos de una guerra en el este de Asia, señalando que «destruiría la economía mundial debido a la producción de chips que se lleva a cabo en Taiwán».

Desde la década de los 60, Taiwán ha experimentado un impresionante crecimiento industrial, respaldado por su estrecha relación con Estados Unidos. Con un crecimiento promedio anual del 8,8% entre 1951 y 1987, el país se convirtió en un importante actor en la producción de semiconductores.

La compañía Taiwan Semiconductor Manufacturing Corporation (TSMC), fundada en 1987, se ha convertido en el principal fabricante y diseñador de semiconductores a nivel mundial. Actualmente, posee más del 56% de la cuota de mercado global de la industria. Sus chips son utilizados por gigantes tecnológicos como Apple, AMD, Broadcom y Nvidia, entre otros.

Taiwán también destaca en otros ámbitos de la industria tecnológica, como la fabricación de componentes clave y el ensamblaje de dispositivos electrónicos en China.

Esta interdependencia crítica entre Taiwán, China y Estados Unidos se refleja en la cadena de suministro global. Por ejemplo, Apple, una de las compañías más importantes del mundo, tiene proveedores tanto en Taiwán como en China, lo que complica aún más la situación.

Cerca del 70% de los principales proveedores de Apple se encuentran en China (26%), Taiwán (23%) y Estados Unidos (18%). Sin los componentes fabricados en Taiwán y China, un iPhone no podría existir. Por lo tanto, la cadena de suministro de Apple y otras empresas se vería gravemente afectada en caso de una invasión china a Taiwán.

El bloqueo de China a Taiwán también tendría un impacto devastador en la economía mundial. Según estimaciones de la Asociación de la Industria de Semiconductores, una interrupción en la producción de chips en Taiwán podría generar pérdidas de casi 500.000 millones de dólares para los fabricantes de dispositivos electrónicos que dependen de estos suministros.

Ante esta situación, Estados Unidos está buscando acelerar su industria de semiconductores, ofreciendo incentivos a compañías extranjeras, incluida Samsung, para establecerse en su territorio. La planta de TSMC en Arizona, que fabricará chips ultramodernos, se considera un hito en esta iniciativa.

Sin embargo, el régimen chino no se queda de brazos cruzados y también está acelerando sus esfuerzos para establecer su propia supremacía tecnológica.

La amenaza de una guerra en Taiwán ha llevado a empresas como Intel, AMD, Nvidia, Meta, Google y Amazon a buscar alternativas de producción fuera de China y Taiwán