Alfombras de pelo, propuesta para sanear el contaminado lago de Maracaibo

0
602

Oriana Martínez y su perro Flips se unieron a una jornada gratuita para recolectar pelo como parte de un proyecto innovador que busca crear alfombras para limpiar derrames de petróleo en el lago de Maracaibo. Esta iniciativa, conocida como Proyecto Sirena y promovida por el movimiento ambientalista Eco UCV del estado Zulia, logró convocar a unas 400 personas el pasado viernes.

En el campus de la Universidad Central de Venezuela (UCV) en Caracas, se instalaron barberos y estilistas de cinco salones de belleza para cortar el cabello de forma gratuita. Oriana, emocionada por participar en esta actividad amigable con el medio ambiente, espera su turno junto a Flips. Un amigo la ayuda a hacer la fila para que le corten el pelo.

El objetivo inicial era recolectar 10 kg de pelo, pero se superó ampliamente dicha meta, al punto de que muchas personas y sus mascotas no pudieron donar su cabello debido a la gran cantidad de participantes. Las filas formadas superaron la capacidad de los peluqueros.

El Proyecto Sirena se inspira en un mecanismo surgido en Estados Unidos que utiliza alfombras hechas de pelo humano y animal para absorber petróleo sin agregar más contaminación a los cuerpos de agua. El pelo tiene una característica hidrofóbica que le permite repeler el agua y, al mismo tiempo, absorber sustancias como el petróleo. Estudios científicos indican que estas alfombras pueden retener hasta cinco veces su peso en petróleo.

El lago de Maracaibo, con una extensión de 13,200 km2, está conectado al mar Caribe y ha sido afectado durante años por constantes derrames de crudo. La estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) dejó de mantener sus miles de kilómetros de cables y tuberías, lo que ha contribuido al deterioro de su infraestructura. Ante esta situación, el gobierno venezolano anunció en julio un plan de rescate que incluye la formación de un grupo de expertos para buscar soluciones para el lago.

Sin embargo, Suher Yabroudi, directora del centro de investigación del agua de la facultad de ingeniería de la Universidad del Zulia, y miembro de esta comisión, considera importante evaluar el impacto y la viabilidad del Proyecto Sirena. Aunque reconoce que el cabello puede absorber el crudo, es necesario analizar su capacidad de absorción y cómo se manejará el cabello lleno de petróleo, ya que se trata de un residuo peligroso debido a la cantidad de crudo que puede retener.

A pesar de las dudas, muchos voluntarios se sumaron a la causa, recolectando el pelo que caía al suelo con palas plásticas y almacenándolo en bolsas. Aunque aún no se ha determinado la cantidad exacta de pelo necesaria para el proyecto, esta primera jornada fue calificada como «extraordinaria» por Dannalice Anza, coordinadora de Eco UCV.

Algunas personas incluso llevaron bolsas de cabello recolectado en otros lugares para contribuir a la causa. José Bernal, un cerrajero de 27 años, se enteró de la iniciativa a través de Instagram y decidió donar su tupida barba para «salvar al lago». Para él, cualquier esfuerzo, incluso el de donar su barba, es valioso si ayuda a preservar este importante recurso natural.

Con Información de El Nacional