Alguien olvidó 120 lingotes de oro en un tren en Suiza, no pudieron encontrar al dueño, y fueron donados a la Cruz Roja

0
452

Descubren un enigmático tesoro de 120 lingotes de oro en un tren suizo que será entregado a la Cruz Roja, según informaron los fiscales el viernes. Después de agotar todas las vías para localizar al propietario, finalmente se tomó la decisión de entregar el tesoro a la organización humanitaria.

El hallazgo tuvo lugar en octubre de 2019, cuando un empleado encontró un paquete en un tren que viajaba de San Galo a Lucerna. En las etiquetas del paquete se podía leer «objetos de valor del CICR», haciendo referencia al Comité Internacional de la Cruz Roja con sede en Ginebra.

El comunicado de la fiscalía regional de Lucerna explicaba que el paquete contenía 120 lingotes de oro con su correspondiente logotipo y números de serie. En total, el tesoro pesaba 3,7 kilogramos. Aunque no se reveló el valor exacto, se estima que los lingotes de oro de 24 quilates tienen un valor aproximado de 60.000 dólares por kilo.

A pesar de las exhaustivas investigaciones llevadas a cabo, no se pudo identificar al propietario de los lingotes de oro ni establecer una conexión con un posible delito contra la propiedad. Ante esta situación, los fiscales cerraron el caso y entregaron el tesoro al CICR.

El CICR aún no ha recibido el oro, pero tiene la intención de vender los lingotes para financiar sus operaciones en todo el mundo, especialmente en zonas afectadas por la violencia y el conflicto. La organización expresó su agradecimiento por esta generosa contribución y aseguró que jugará un papel vital en el sostenimiento de sus operaciones humanitarias globales.

El CICR, que cuenta con más de 20.000 empleados distribuidos en más de 100 países, ha tenido dificultades financieras este año. La organización solicitó inicialmente 2.800 millones de francos suizos (3.150 millones de dólares) a los donantes para sus actividades en 2023. Sin embargo, en abril anunciaron recortes de empleo y reducción de costes debido a la crisis de financiación, ajustando su presupuesto a dos mil millones de francos.

El CICR señaló que la caída prevista en los presupuestos de asistencia humanitaria en los próximos dos años fue la causa de la crisis financiera. Además, advirtió que tendrán que cerrar al menos 20 de sus 350 ubicaciones en todo el mundo. De las 10 operaciones más importantes, solo Ucrania parecía estar lista para recibir financiación total este año.

A pesar de la dificultad financiera, el CICR sigue realizando su crucial labor humanitaria y agradece cualquier apoyo, aunque pide que las donaciones se realicen a través de los canales habituales.