Aragua: el tren de Maduro

1
537

La reciente incursión de 11.000 policías y militares venezolanos en la prisión de Tocorón, conocida por ser el hogar de la peligrosa banda criminal conocida como el Tren de Aragua, ha sido el resultado de una coordinación entre el gobierno y los propios delincuentes. Incluso se facilitó la fuga de su líder, apodado ‘El Niño Guerrero’, y de otros miembros importantes de la banda.

El operativo se llevó a cabo para frenar las crecientes protestas de las autoridades y los medios de comunicación de varios países sudamericanos, incluyendo Perú, Chile, Ecuador, Argentina y Colombia. Estos países han expresado su preocupación por la falta de acción por parte del régimen de Maduro para controlar esta prisión, desde donde se han estado perpetrando una serie de crímenes atroces, como extorsiones, asesinatos, secuestros, explotación sexual, tráfico de drogas y armas.

Estos delitos se vienen cometiendo desde 2016 y son llevados a cabo por algunos de los 7,7 millones de venezolanos que han emigrado a diferentes partes del mundo, incluyendo 1,5 millones que se encuentran en Perú.

Es importante destacar que Maduro estaba plenamente consciente de lo que ocurría en Tocorón, ya que había recibido abundantes informes de los medios de comunicación, los servicios de inteligencia y la propia ministra de Servicio Penitenciario, Iris Varela, quien había visitado la prisión en varias ocasiones. Incluso, la periodista Ronna Rísquez escribió un libro titulado «El Tren de Aragua: la banda que revolucionó el crimen organizado en América Latina» después de visitar la prisión en cinco ocasiones.

En su libro, Ronna Rísquez describió cómo la prisión contaba con una piscina, un casino, una discoteca, restaurantes, tiendas de ropa de lujo, casas de cambio, licorerías, mercados, una cancha de béisbol, un zoológico y la seguridad era responsabilidad de internos armados que se movilizaban en motocicletas.

Durante el reciente desalojo llevado a cabo por las fuerzas del orden, se confirmó esta descripción y también se encontraron bazucas, granadas, fusiles con mira telescópica, cohetes antitanques, morteros y cajas llenas de balas. Sin duda, Tocorón era una fortaleza, un territorio liberado con la aprobación del gobierno, que incluso permitió la construcción de túneles de entrada y salida que tenían una profundidad de 15 metros y se extendían por 14 kilómetros.

Didier Guevara, fundador de la consultora The Robot Company, comentó: «Desde hace al menos ocho años, las bandas criminales han servido al régimen castro-chavista como fuerza de choque para reprimir las protestas antigubernamentales y asesinar a opositores y activistas políticos incómodos para Maduro y Diosdado Cabello».

El general peruano Óscar Arriola, un respetado jefe policial, afirmó que «los miembros del Tren de Aragua son una organización sin ideología política, pero al servicio de la política y a disposición del régimen chavista desde sus inicios».

La pregunta que surge es: ¿por qué Maduro ha reaccionado ahora después de permitir que estos delincuentes cometieran crímenes abominables durante siete años en todo el hemisferio? La respuesta se encuentra en su intento de calmar las crecientes protestas de los países afectados y también en el marco de las negociaciones secretas entre Caracas y Washington para liberar los fondos venezolanos congelados en el extranjero.

Venezuela takes control of gang-run jail, 'dismantles' Tren de Aragua |  Prison News | Al Jazeera

Solo en Estados Unidos, se estima que la cantidad de dinero congelado asciende a 23.000 millones de dólares, y en el Reino Unido, la cifra alcanza los 1.000 millones de dólares en oro depositado en el Banco de Inglaterra.

Además, existen sanciones contra las empresas estadounidenses que comercian y/o otorgan préstamos a la dictadura chavista, que actualmente tiene al 92% de su población viviendo en la pobreza, de los cuales el 74% se encuentra en la miseria.

Durante la reciente cumbre de Doha, en Qatar, Juan González, asesor del presidente Biden para Asuntos Latinoamericanos, se reunió en secreto con Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional Bolivariana y una persona de confianza de Maduro.

Según fuentes diplomáticas, los estadounidenses se comprometieron a liberar parte del dinero retenido al gobierno venezolano a cambio de que Maduro garantice elecciones supervisadas, la liberación de presos políticos y la contención de la exportación de delincuentes concentrados en la prisión intervenida.

Ante estos trágicos acontecimientos, las familias de las víctimas de extorsión, tortura y prostitución a manos de la banda del Tren de Aragua tienen todo el derecho de denunciar al gobierno venezolano por permitir que estos delincuentes cometieran crímenes en la región. También deben tener claro que su desgracia tiene un promotor y encubridor: el dictador Nicolás Maduro Moros, respaldado por la élite civil y militar que ha llevado a la patria de Bolívar a la ruina.

1 COMENTARIO

  1. para nadie es un secreto q todo esto fue un SHOW del gobierno y la delincuencia alli en tocoron…. solo querian fabricar una cortina de humo como siempre lo hacen cuando quieren tratar de tapar algun hecho q es muy evidente….. tood es convenido… los principales reos se fueron al pire muchos dias antes …. es mas salieron x la puerta principal…. no s xq el gobierno quiere hacer creer al mundo q todo lo q hacen esta bien….. la delincuencia la ha exportado el chavismo…. y da pena como envian a un payaso a la ONU a exigir la libertad de un narcochavista,,,, q dicen q lo tienen secuestrado…. y xq no exigen la libertad de todos los presos politicos q tiene secuestrados en venezuela

Los comentarios están cerrados.