Bolivia pide ayuda a Brasil, Chile, Francia y Venezuela para contener incendios forestales

0
314

El gobierno de Bolivia ha solicitado ayuda a Brasil, Chile, Francia y Venezuela para combatir los incendios forestales que están arrasando varios departamentos y reservas naturales en el país, según informó el ministro de Defensa, Edmundo Novillo, el lunes pasado.

El ministro destacó la necesidad de contar con el apoyo de estas naciones para combatir los incendios, especialmente mediante el uso de aviones que puedan arrojar agua u otros químicos desde el aire. También se solicitó equipamiento adicional, como mochilas de agua, para hacer frente a los incendios que se encuentran en áreas inaccesibles.

Venezuela fue el primer país en responder a la solicitud de ayuda, comprometiéndose a enviar a unos 30 bomberos especializados en la organización, planificación y extinción de incendios antes de la noche del lunes.

El ministro subrayó que la ayuda internacional se adaptará a las necesidades de Bolivia y a la magnitud de los incendios en los próximos días.

El gobierno boliviano informó que, gracias a las lluvias que cayeron en las zonas afectadas, el número de focos de calor disminuyó de 2.434 el domingo a 1.006 el lunes.

Sin embargo, aún existen alrededor de 31 focos de calor, principalmente en las poblaciones cercanas a Rurrenabaque, en el departamento de Beni, y San Buenaventura, en La Paz, que se encuentran en la entrada del Parque Madidi, una de las áreas más biodiversas del mundo.

El ministro Novillo señaló que se están llevando a cabo controles en las zonas afectadas por los incendios para identificar a las personas responsables y que la Policía Boliviana ha desplegado un grupo de inteligencia en Rurrenabaque y San Buenaventura.

La semana pasada, las autoridades bolivianas detuvieron a medio centenar de personas acusadas de provocar los incendios forestales. Según el ministro de Defensa, el 46% de los incendios son causados por grandes empresas agropecuarias, estancias ganaderas, campesinos e indígenas.

Como medida de precaución, el Ministerio de Salud ha suspendido las clases en las zonas afectadas por los incendios y la alta contaminación del aire, como los departamentos de Santa Cruz y Beni. Se han dado recomendaciones especiales para los grupos más vulnerables, como los niños en edad escolar, las personas mayores de 65 años y las mujeres embarazadas, para que eviten exponerse al aire contaminado y realicen actividades al aire libre.

En respuesta a los incendios y las quemas agrícolas, varios grupos ambientalistas han salido a las calles exigiendo que el gobierno del presidente Luis Arce declare el estado de desastre nacional y derogue las leyes que permiten las quemas agrícolas.