Brasil expresó preocupación por la detención de la activista Rocío San Miguel

0
276

Brasil ha expresado su profunda inquietud por la reciente detención de la activista y experta en temas militares, Rocío San Miguel, en Venezuela. La detención tuvo lugar el pasado viernes en el aeropuerto internacional de Maiquetía y desde entonces, el Palacio do Planalto ha seguido de cerca los acontecimientos políticos en el país, que se enfrentará a elecciones presidenciales este año.

Celso Amorim, asesor internacional de la Presidencia de la República, declaró a O Globo: «Cualquier detención de carácter político es preocupante». El funcionario resaltó la importancia del diálogo en Venezuela y expresó su temor ante la posibilidad de un aumento de la represión. Aunque reconoció que no estaba al tanto de todos los detalles relacionados con la detención de San Miguel, quien es abogada y presidenta de la ONG Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional.

«El resurgimiento de la represión, si se confirma, es un hecho que nos preocupa porque estamos comprometidos con el diálogo», señaló Amorim antes de embarcar hacia Egipto y Etiopía, en el primer viaje internacional del presidente Luiz Inácio Lula da Silva en 2024.

El gobierno brasileño, a la espera de la llegada de su nueva embajadora en Caracas, Glivania María de Oliveira, asegura que está tratando de comprender mejor la situación en Venezuela. La falta de un embajador en el país durante seis años ha dificultado la comprensión de los acontecimientos internos.

La próxima reunión entre el presidente Lula y Nicolás Maduro, el 1 de marzo en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños en San Vicente y las Granadinas, representa una oportunidad para abordar temas cruciales como los derechos humanos y fortalecer el diálogo bilateral, según informó O Globo.

En una reciente nota, el asesor internacional de Lula defendió las conversaciones entre el gobierno y la oposición en Venezuela, y reiteró la posición brasileña en contra de las sanciones económicas impuestas al país.

«El gobierno brasileño favorece la continuidad de los diálogos y alienta a las partes a seguir construyendo la confianza mutua», se destacó en la nota, en la que también se enfatizó la importancia de evitar medidas que puedan «penalizar» a los venezolanos.