Cabello muerde

0
386

Todas las dictaduras tienen que tener un matón mayor que diga y repita y vuelva a repetir, las verdades más trilladas, insultantes e incoherentes y que lo haga con los mazazos más gruesos. Tiene, además, que estar investido de una buena cantidad de poder para que sus ladridos asusten. Los otros líderes mayores se cuidan al menos un poco más para parecer más distinguidos y aptos para ejercer el poder real que no es cosa simple y algo de buenos modales necesita. Aunque a decir verdad las diferencias son muy estrechas en esta patria bolivariana, para empezar por el señor presidente.

El Nacional

A cualquier ser razonante le es imposible debatir con el mazo de Cabello. Es, por ejemplo, lógicamente absurda la proposición de que la banda va a gobernar “200 años, como mínimo”; simplemente porque ni la banda, ni Cabello, ni lamentablemente nosotros, estaremos ahí para constatarlo. Pero nos gusta mucho el “como mínimo”, podrían ser 2.000. De resto, los insultos son bastante monótonos y vacíos. Todo el que ha criticado, prácticamente el planeta civilizado entero, es pagado por el imperialismo gringo, hasta la mismísima ONU. Esto último hay que hacer un esfuerzo adicional para tragárselo, sin duda es sobre todo por los informes sobre derechos humanos de la socialista Bachelet, pero no debía llegar tan lejos. Armar un debate sobre el punto no parece cognoscitivamente muy provechoso.

En realidad, la única pregunta razonable que amerita este delirante asopado de disparates es por qué en este momento se le da tanta publicidad, él tiene su programa semanal donde hace de guasón y matón. Sin duda se debe a las próximas elecciones donde hay que pegar con todo porque los numeritos están que dan lástima, cada día se achican más. Y no solo eso, también hay que acabar con eso del diálogo y sus amigotes que viven pidiendo elecciones decentes y limpias y comunicarle lo de los dos siglos, ni un pelo más.

Esta lid es hasta con los dientes, camaradas. Por eso las inhabilitaciones, el machetazo a los partidos (hasta el Comunista), el manejo del CNE, el ataque a la libertad de expresión, la violencia contra las concentraciones populares, etc. Duro con ellos.