Cada vez más niños están expuestos a la nicotina tóxica de los cigarrillos electrónicos

0
382

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos está haciendo un llamado a los cuidadores para que almacenen de manera segura los cartuchos de tabaco para vaporizadores y eviten que los niños se intoxiquen con el líquido que contienen. Según un informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las exposiciones a cigarros electrónicos y líquidos de repuesto han aumentado en un 32% en comparación con el año anterior, siendo la mayoría de los casos en niños menores de 5 años. Esto se debe en parte a la presencia de vaporizadores ilegales y a lagunas en la prohibición de los cigarros electrónicos de sabores.

La exposición a unas pocas gotas de nicotina líquida puede ser perjudicial para los niños, ya sea por inhalación, ingestión o absorción a través de la piel. Cada mililitro de líquido para vapear contiene la misma cantidad de nicotina que uno o varios cigarrillos. Aunque la mayoría de los casos de exposición son leves y se tratan en centros de salud sin necesidad de hospitalización, los síntomas pueden ser angustiantes y durar hasta dos horas. Sin embargo, también se han reportado casos más graves, como convulsiones, coma y paro respiratorio.

La FDA recomienda a los cuidadores que guarden el número de un centro de información toxicológica en sus teléfonos en caso de una exposición accidental. Además, se aconseja evitar los productos con sabores atractivos para los niños y no utilizar o rellenar los cigarrillos electrónicos delante de ellos. Es importante almacenar los productos de manera segura, como en cajas de seguridad o armarios cerrados con llave, para evitar el acceso de los niños.

El informe también destaca que los animales domésticos también pueden verse afectados por el líquido de los cigarros electrónicos. En caso de derrames, se recomienda limpiar con agua y jabón, y enseñar a los niños a no tocar los cartuchos, ya que son solo para adultos.

En cuanto a los adolescentes, aunque son menos propensos a ingerir nicotina líquida por accidente, también están expuestos a los daños causados ​​por los cigarros electrónicos. Un estudio reveló que el 14% de los estudiantes de bachillerato en Estados Unidos había fumado cigarros electrónicos en 2022, y 1 de cada 4 consumidores vapeaba a diario. Los padres deben estar atentos a la parafernalia de vapeo entre las pertenencias de sus hijos y hablar con ellos sobre los riesgos asociados con los cigarros electrónicos, especialmente en relación con el control de impulsos, el aprendizaje y el estado de ánimo.

En resumen, es fundamental almacenar los cigarros electrónicos de manera segura para proteger a los niños de posibles intoxicaciones. La nicotina líquida es peligrosa para los niños, y aunque la mayoría de los casos son leves, los síntomas pueden ser angustiantes. Los padres y cuidadores deben estar informados sobre los riesgos asociados con los cigarros electrónicos y tomar medidas para garantizar la seguridad de los niños.