Cambió la camiseta con Messi y la cuidó de la forma más peculiar: la confesión de un ex futbolista de la selección argentina

0
430

Matías «Monito» Vargas, una prometedora revelación de las divisiones inferiores del club Vélez, dio inicio a su campaña internacional después de su partida en 2019, y su primera parada fue en el Espanyol de Barcelona. A los seis meses de su llegada, tuvo la oportunidad de enfrentarse a Lionel Messi en el clásico catalán. Después del empate 2-2 el 4 de enero de 2020 en La Liga, el centrocampista logró intercambiar camisetas con el mejor futbolista del mundo. Recientemente, reveló una anécdota sobre ese tesoro que ahora tiene enmarcado, pero que durante varios meses adoró con devoción.

«Cuando llegué al Espanyol, tenía prohibido mencionar a Messi. Me dijeron: ‘Nada de Messi, no se puede hablar de él’. Pero yo pensaba: ‘Bueno, si me preguntan quién es el mejor del mundo, no voy a decir Cristiano o Mbappé’. No puedo mentir en eso», recordó en una entrevista con La Vuelta en Fox Sports.

Luego, compartió la historia del intercambio de camisetas con Leo: «Jugué contra él y conseguí cambiar las camisetas. Algunos compañeros que estaban acostumbrados a enfrentarlo me dijeron: ‘Pídele su camiseta, eres argentino’. Y así lo hice. No pude hablar con él porque en ese partido empatamos en el último minuto y él estaba bastante enfadado. Yo le envié mi camiseta a su vestuario y él me envió la suya».

Sin embargo, lo más interesante fue la anécdota de cómo cuidó esa camiseta durante meses: «Lo que voy a contar es que dormí con esa camiseta al lado de la almohada durante dos o tres meses. Estaba sucia, tal como la recibí. Nunca pude decir esto… Mi madre venía y me decía: ‘Déjame lavarla’. Pero yo le decía: ‘No la laves, no toques eso’. La colgaba todas las mañanas y, antes de dormir, la tomaba y la acariciaba».

Pero su admiración por Messi comenzó mucho antes. Vargas lo defendió en varias disputas en las redes sociales e incluso llegó a casi pelearse con un compañero de secundaria. «Empecé una pelea en Twitter con alguien por Messi y le di la dirección de la residencia donde vivía. No vino, pero estaba asustado porque mi hermano es bastante temperamental (risas)», relató. «Después, en la secundaria, me enfrenté a otro compañero, y encima estaba un poco pasado de copas. Fue justo después de la final del Mundial 2014», agregó.

El Monito, de 26 años, también formó parte del proceso de Lionel Scaloni en la selección argentina. Fue en los comienzos de la era del estratega de Pujato y recordó una charla técnica muy motivadora y emotiva que tuvo un gran impacto en el propio entrenador. «Habló individualmente con todos los titulares. Fue una charla que duró mucho tiempo. Se acercó a cada uno de los que iban a jugar y les dijo: ‘Haz lo mismo que haces en tu club. Pity (Martínez), estás en un gran momento, quiero que te sueltes’. Fue muy motivador. Incluso llegó a emocionarse», afirmó.

«También me sorprendió y me encantó la gente que lo rodea y las personas con las que se relaciona. Ya sabes, ‘dime con quién andas y te diré quién eres’. Para una selección con jugadores de tanta calidad, es fundamental tener un gran trabajo táctico, entrenamiento y llegar al grupo, pero lo más importante es que la mente del jugador y su rendimiento estén en su mejor momento», destacó.

Por último, el actual jugador del Shanghái Port F.C. de China habló sobre la posibilidad de regresar a Vélez. «Fue un año complicado para el club. Fue un año extraño en el que hasta la última fecha no se sabía qué iba a suceder. Es difícil ver a Vélez en esta situación. Pero tengo una gran fe en Vélez. No quiero decir si voy a volver o no, porque en cada mercado de pases digo que me encantaría regresar y todos se ilusionan, pero no depende de mí. Todavía tengo un año más de contrato allí», concluyó.