Caperucita Roja se vuelve detective en un original estreno de cuento de hadas en Netflix

0
218

A lo largo de los años, los cuentos de hadas han evolucionado y se han transformado. Han sido estudiados, analizados y reinventados en innumerables ocasiones. Los relatos universales se adaptan a medida que las sociedades cambian. «Érase una vez un asesinato» es una película japonesa que busca ofrecer una perspectiva diferente. El hecho de que sea japonesa y se atreva a recrear los clásicos cuentos de hadas europeos muestra una auténtica libertad creativa que resulta fascinante desde el principio.

Este cuento, lleno de personajes clásicos y con una sensibilidad otaku, funciona perfectamente y se destaca por las actuaciones y el hecho de estar hablado en japonés. Es importante disfrutarla en su idioma original, ya que esto mejora considerablemente la experiencia. Caperucita Roja (interpretada por Kanna Hashimoto) y Cenicienta (interpretada por Yûko Araki) se conocen y, mientras se dirigen al baile donde está el príncipe, tienen un accidente con el carruaje hecho de una calabaza, atropellando a un desconocido.

El conductor del carruaje, un ratón convertido en hombre, también está presente en el momento de la muerte del desconocido. Caperucita y Cenicienta deciden ocultar el cuerpo y continuar con su viaje, ya que tienen un límite de tiempo antes de la medianoche. Una vez en el palacio, Cenicienta se enamora perdidamente del príncipe, pero su romance se vuelve imposible cuando el baile se interrumpe por el descubrimiento del cadáver.

Todos conocemos el clásico cuento de Cenicienta, su madrastra, sus hermanastras, el baile, el zapato de cristal y el príncipe. A lo largo de los siglos, este cuento ha tenido muchas versiones y ha sufrido cambios drásticos con la llegada del cine. Se han creado versiones de todos los tonos posibles, pero esta película demuestra que siempre hay espacio para una nueva interpretación. Esta adaptación es muy libre y diferente a todo lo conocido, no solo por el cambio en el enfoque de algunos conceptos, sino también por la trama policial que se desarrolla.

Caperucita Roja se asemeja más a Sherlock Holmes, el famoso detective creado por Sir Arthur Conan Doyle, que al personaje popularizado por Charles Perrault. En esta versión, la joven del cuento se convierte en una brillante investigadora, demostrando una capacidad asombrosa para la deducción. De esta manera, «Érase una vez un asesinato» se convierte en una historia detectivesca que combina romance, comedia y un mensaje tan valioso como los relatos universales que le dieron origen.

Si estás interesado en ver esta película, «Érase una vez un asesinato» está disponible en el catálogo de Netflix.